Gerenciacarlos : gerencia contemporanea

  Archivos
Nov 14 [3]
Mayo 14 [2]
Jun 13 [1]
Abr 13 [1]
Dic 12 [1]
Nov 12 [5]
Mayo 11 [4]
Abr 11 [16]
Nov 10 [5]
Jul 10 [5]
Mayo 10 [10]
Abr 10 [3]
Mar 10 [1]
Feb 10 [10]
Ene 10 [4]
Nov 09 [16]
Oct 09 [9]


Sindicación
Artículos
Comentarios


Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

 
Inicio | Mi Perfil | Suscríbete al blog
 

Evolución histórica de las PyMEs en Venezuela

Enlace permanente 7 de Noviembre, 2014, 10:28

La evolución de las PYMES en Venezuela, se remonta a los tiempos de la independencia, ya que se coordinaban actividades económicas del país a través de las actividades de producción de los diversos artesanos, terratenientes y productores individuales, que proporcionaban sus productos a los consumidores locales.

En el inicio y evolución de las PYMES en Venezuela, es necesario visualizar a través del tiempo los periodos históricos y en ese sentido, se pueden observar diferentes etapas determinadas por acontecimientos Nacionales e Internacionales.

En los periodos del desarrollo industrial en Venezuela, se podría comenzar esencialmente desde el periodo colonial: En el Año 1830, es importante comprender que la economía del país, era eminentemente rural, la cual fue devastada por razones históricas muy importante, como la guerra de independencia e instauración de la Nueva República.  Venezuela, es un país que se encontraba en ruinas al final de la Guerra de  Independencia, lo que hacía necesario que el trabajador de la tierra volviera al trabajo del cultivo y desarrollo de la agricultura, para la época la economía del país estaba apoyada netamente en el crecimiento agrícola.

El inicio del proceso de industrialización de Venezuela, tal como lo menciona Domínguez y Franceschi (1997:Pág. 61). Año 1830 – 1870. En este periodo histórico Venezuela se encontraba en una crisis económica a consecuencia de la Guerra de Independencia, la mano de obra productora del campo estaba representada por los esclavos y campesinos la cual participaba en la Guerra, está situación llevó a la quiebra a casi todo el Sistema Nacional de Producción, lo cual repercutió en el comercio exterior venezolano.

Sin embargo, se mantuvieron sustentadas sobre el sector agropecuario y el latifundismo. La estructura de producción en dicho periodo presentaba las siguientes características:

·         El comercio internacional basado fundamentalmente en productos agropecuarios.

·         La artesanía, activada de la producción casera.

·         El subsector de mayor importancia eran el del calzado y los textiles.

En razón de lo antes mencionado, es necesario destacar que la producción venezolana pre independentista observaba un crecimiento nulo en lo que se refería al proceso de industrialización, debido a que la comercialización se basaba en el intercambio de productos de origen primario como: Cueros, Ganados, Café, Cacao y minerales por bienes manufacturados y alimentos importados.

Para el año 1870 – 1899. Para este siglo la economía venezolana de las últimas tres décadas del siglo XIX, no hubo grandes cambios estructurales y comerciales, el efecto de la guerra interna del país mantuvo el carácter agro exportador, dependiente y semi feudal, acentuando una mayor penetración del capital extranjero en áreas como: Ferrocarriles, Puertos, Minerías de Cobre, Oro, Carbón, etc.

La economía agraria en este periodo, prosiguió los patrones de explotación extensiva de grandes continentes de mano de obra campesina y de suelos aptos para la agricultura y cría de ganado; con niveles mínimos de capacidad tecnológica, lo que no permitía aumentar la productividad y multiplicar el excedente económico y competir con los precios en el exterior.

La producción nacional para este periodo histórico, es importante señalarle, que Venezuela se caracterizó por el surgimiento de nuevos focos regionales de crecimiento económico: Los Andes, se desempeño en el área del Café, Carúpano paso a eje precursor del Cacao, Guayana explotación minera específicamente el oro y la zona de tradición de Venezuela, como fue Caracas y los Llanos mantuvieron su tradición de explotar las áreas de cacao, añil, reses, cuero y tabaco.

A finales del Siglo XIX, se instalan en Venezuela varias fábricas como; Cervecería Nacional en la ciudad de Caracas en el año 1894, estableciéndose como industria en 1901. También, se establecen en Venezuela fábricas de chocolates, cigarrillos, textiles y vidrios abriéndose nuevas fuentes de empleo y oportunidades de industrialización.

Para los años 1936 – 1948. En este periodo al fallecer el General Juan Vicente Gómez, Venezuela era uno de los países más atrasados de Latinoamérica, el panorama económico no podía ser más deprimente y desalentador, no existían industrias de gran importancia, el comercio interno era débil, la agricultura y la cría de ganado se encontraba en plena decadencia y el desempleo era un flagelo voraz que consumía a la población.

El único sector importante para la época estaba controlado por monopolios extranjeros, la explotación de hidrocarburos en manos de empresas extranjeras, como:

La Standard, la Shell y la Mene Grande. El país recibía una mínima riqueza de la exploración petrolera, ya que las transnacionales pagaban muy bajos impuesto y podían introducir al país bienes que necesitaban sin pagar impuesto, lo cual no incentivaba la producción interna y mucho menos la industrialización de empresas locales, a tal punto estaba la situación industrial que importábamos Kerosén, gasolina y derivados del petróleo.

La agricultura en franca decadencia y con técnicas muy atrasadas, esto incidía enormemente en la productividad y era tan baja que no motivaba a la inversión en sectores de la vida Nacional. Durante 1958 a 1998. El periodo histórico, es significativo para la vida venezolana, surge en la economía Nacional un nuevo esquema político, económico y social que en rumba al Estado hacía una nueva filosofía económica “Llamada Compre Venezolano”.

Estas políticas económicas sugeridas por la comisión, establecían la necesidad de estimular el ingreso de las inversiones y tecnologías extranjeras, para lograr el impulso hacia el desarrollo económico e industrial de los países subdesarrollados.

Para el año 1959, comienza a aplicarse esta filosofía dando paso a grandes oportunidades para que inversionistas instalen empresas productoras de bienes de consumo como; automóviles, cigarrillos, textiles, alimentos, bebidas entre otras, pero en la realidad eran solamente ensamblados en nuestro país, utilizando tecnología, partes y piezas importadas.

A partir de 1976, la política de desarrollo industrial y el ingreso de enormes recursos fiscales provenientes del aumento delos precios petroleros, nuestro país ya con su industria nacionalizada conoció un inesperado y rápido crecimiento en diversos sectores de la economía Nacional.

Aunado a lo anterior, el país desarrolla a gran escala el aluminio, puertos, Cadafe y Pdvsa, pero el despilfarro de los dineros públicos sitúa al borde de la quiebra a las empresas básicas del Estado. Durante este periodo gubernamental, la planificación del gasto público conlleva a la industria nacional manufacturera, a la más precaria de las situaciones y por ende a la dependencia extranjera en materia de bienes y servicios; los cuales podrían ser elaborados con tecnología y mano de obra venezolana.

El programa de Gobierno del entonces Presidente Luis Herrera Campins, se basó en la concepción de un estado promotor que buscaba estimular a las PYMES, evitando el estatismo e impulsando una política que apunta hacia la liberación de la economía y disminución del gasto público, metas tales que no fueron alcanzadas.

A principio de 1983, el llamado “Viernes Negro” obliga al Gobierno a tomar una serie de medidas, entre ellas, la restricción a la salida de divisas y la devaluación de la moneda, dicha devaluación llevó a la quiebra a centenares de PYMES y por consiguiente a un aumento del desempleo.

Venezuela para poder impulsar el sector de las PYMES restringe una serie de importaciones, a través de un organismo llamado RECADI, el cual otorgaba divisas para las necesidades prioritarias del país.

Cabe señalar, que el Estado en varias oportunidades ha tratado de impulsar políticas económicas que impulse el desarrollo de las PYMES, pero debido al Viernes Negro, el país sufre cuantiosas pérdidas muy significativas para la economía Nacional y el sector industrial, se vivió una situación de proteccionismo que duró hasta el Año 1989, fecha en el cual el gobierno de Pérez electo por segunda vez; implanta un programa económico de gran trascendencia en la vida Nacional.

Dicho programa, amenazaba a productores Nacionales, al disminuir los niveles de protección de la competencia de las importaciones y por ende encarecía los insumos y materias primas importadas. Para completar, el programa económico, el gobierno despojaba a los industriales y venezolanos en general de los subsidios y las protecciones, colocando en muy mal estado el crecimiento industrial y al sector de las PYMES.

Para el año 1994, caracterizado por la crisis financiera, con la intervención del Banco Latino, con el derrumbe e intervención de una docena de Instituciones Bancarias y la fuga de capital por concepto de auxilios financieros ocurre, un grave desequilibrio en la economía venezolana sumergiendo otra vez al sector industrial del país en una severa crisis.

De allí hasta nuestros días, el sector ha sufrido los avatares de una economía inestable, que coloco en Jaque la intermediación financiera y el crecimiento económico e industrial de Venezuela. Todavía no sé ha podido comenzar a apreciar una recuperación del aparato productivo, que impulse la economía nacional e industrialice al sector de las PYMES en Venezuela, persiste la fuerte recesión que nos envuelve desde el segundo semestre de 1998.

Las PYMES, desde la fecha antes mencionada hasta nuestros días han recuperado espacios determinantes para su impulso y desarrollo, con la nueva constitución del año 1999; una serie de decretos con carácter de Ley que le da la importancia necesaria para impulsar el sector industrial del país.

~ Comentar | Referencias (0)


 

La Gerencia en la Sociedad Futura

Enlace permanente 7 de Noviembre, 2014, 10:26

Más allá de la revolución informática; esto en realidad esta cambiando a fondo las economías, los mercados y las organizaciones industriales; los productos y servicios, y su flujo; la división de los cliente, sus virtudes y su actuación; los mercados de empleos y de talento humano.  Al respecto, se entiende que la revolución informática vendría a ser como la revolución industrial a finales del siglo XVIII e inicios del XIX.

La revolución industrial substituyo la concepción de familia, trabajo, economía, política, y la sociedad misma. En tanto que, durante un largo tiempo, la forma de producción, fue en el hogar, en el cual se destacaba el sembradío y el taller del artesano, se ocupaban tanto el esposo, como la esposa y los hijos. Por primera vez en la historia, la industria separó de la casa, al trabajador y su trabajo, y la condujo a un área de trabajo, abandonando el hogar.

El resultado efectivo de la revolución informática no ha estado necesariamente en la información, ya que ninguno de los frutos de la información que se anunciaban hace alrededor de cuarenta años ha sucedido.  Tal es el caso que para cada situación existe un software, como en el caso de pagos de nómina, registro de existencias en el almacén, programación de entregas y para todos los restantes procesos tradicionales de una organización comercial.  

Por lo tanto, el mundo explosivo de la internet, ha generado algo que nadie se imaginaba, ni ostentaba predecir y de lo que ni siquiera se hablaba desde hace pocos más de una década: el llamado el comercio electrónico, es decir, el fenómeno impresionante de la Internet como lo más importante para la dirección de la comercialización de bienes y servicios. Este ha sido para la revolución informática lo que el ferrocarril fue para la revolución industrial. Ha implantando un acontecimiento de prosperidad, bienestar y progreso, transformando activamente economía, finanzas, negocios, banca, sociedad, administración, gobierno y política.

Es evidente, que en la revolución industrial el ferrocarril conquistó las distancias, en el aspecto intelectual del comercio electrónico la distancia se ha eliminado, solo existe una economía y un solo mercado para las actividades comerciales, en la cual confluyen clientes, vendedores, proveedores  y compradores, para ofertar los productos de bienes y servicios. Lo que revela que toda empresa y/o  organización debe ser transnacional en su ejercicio comercial.

En el orden de las ideas anteriores, tengo que considerar que es necesario pasar de la alfabetización del computador a la alfabetización de la información. Lo que pretendo expresar, en estas palabras es que lo que citamos como revolución informática es en realidad una revolución del conocimiento, en el que el computador es la imposición y el software es la innovación de la faena cotidiana. La explicación no es electrónica, es la capacidad cognoscente.

De hecho, la economía y la tecnología probablemente se encuentran en las perspectivas de irrumpir la visión general de los que laboran con el conocimiento y la aprobación general de sus importes. Lo que quiere decir, que los trabajadores del conocimiento ya no serán los empleados, si no los socios de la empresa, la motivación del trabajador del conocimiento son los intereses financieros, debido a que pueden operar desde la comodidad de su casa u oficina en el computador y enviar y realizar negocios a través del internet, con el comercio electrónico.

Al gerente de hoy le corresponde conocer en realidad, que clase de información es la que requiere para tomar las decisiones precisas, por lo que es preciso manejar el conocimiento sobre la información de afuera para tomar decisiones valiosas, que aporten beneficios para la empresa y para los trabajadores, ya que en este momento es necesario poseer información sobre los clientes, los consumidores, los compradores, los vendedores, los comerciantes y el mercado.

Volviendo al punto del Comercio electrónico, como el reto central, se observa que por primera vez el comercio electrónico aparta la venta de la compra. La venta se finaliza, una vez se haya recibido lo solicitado y que haya sido cancelado, la compra solo resulta consumada cuando se entrega y se ha solventado la exigencia del comprador. En el futuro las sociedades del comercio electrónico venderán solo lo que alcancen entregar. Una de las grandes fortalezas del comercio electrónico es justamente que brinda a los clientes una amplia diversidad de productos, sea quien sea, el que los haga.

Sin embargo la nueva economía no está aún aquí, ya que las organizaciones cotidianas de negocios, el vender se distingue y se constituye aún como asistente de la producción o como el eje de costos que vende lo que nosotros innovamos. A las empresas en este momento, les conciernen ser líderes en el cambio, es decir, poseer conocimiento innovador; del mismo modo, estas organizaciones requieren tener  liderazgo, en los cambios tecnológicos, económicos, comerciales, en el mundo globalizado del internet, donde reina el comercio electrónico. Pero si la empresa no es líder del cambio no poseerán conocimiento implícito para ser innovadora.

Por ello, el gerente del mañana le corresponderá formarse para saber en que momento dar ordenes, y cuando ser socio. El surgimiento de los hombres que laboran con el conocimiento, es el ímpetu que generará el progreso de los países, en nuestros días. Uno de las trabajos más críticos que va a tener el gerente ejecutivo es pensar muy bien en todo esto, en analogía con su negocio específico, y pensar formas de alcanzar equilibrio, pues bien, el empresariado que posee experiencia en conseguir equilibrio corporativo descubre por lo general que goza de un conocimiento de lo que hay que hacer, aun cuando no sea realizable y caigan en equívocos. Sin embargo, la equivocación más delicada es pretender evadir la dificultad de dirigir.

En este sentido, el empresariado es una doctrina, suficientemente dura, y que la innovación es una asunto económico, no técnica, además, el empresariado funda nuevos negocios. Pero los negocios, con pocas concesiones aún piensan pretender que la innovación es un chispazo de genio, no una disciplina sistemática, organizada, rigurosa.

A propósito de, empresarios e innovación, es importante realizarse la siguiente interrogante: ¿En que países se encuentran los empresarios más importantes? Sin duda que en Corea, Taiwán y China,  y en tercer lugar Alemania y Japón.

Taiwán, en la actualidad es líder mundial en diversas áreas de alta tecnología, implícitamente en la de microchips. En el mismo orden de ideas, los chinos, se encuentran iniciando nuevos negocios, en ambos lados del Pacífico. También, los japoneses y los coreanos se están valiendo de su mejor talento humano para ejecutar innovaciones.

Es importante señalar, los cuatro obstáculos que el empresario del futuro debe superar: en primer lugar, el rechazo del éxito; en segundo lugar, los empresarios creen que las utilidades son lo mas importante en una empresa nueva, en donde lo más importante es el flujo de fondos; en tercer lugar, cuando falla la base administrativa, al principio el fundador típico lo hace todo el mismo, tiene ayudantes pero no tiene colegas, súbitamente todo empieza a andar manga por hombro; y en cuarto lugar, el empresario antepone su propia personalidad a los intereses del negocio; la pregunta es que necesita el negocio en esta etapa.

Ahora bien, se cambiará el empresariado comercial por el empresariado social. El estado y no las empresas, sin grandeza de provecho será el más moderno empresariado social en innovación en los próximos 25 años. Existe una propensión global a la contratación externa de empleos. Lo que disminuye los costos y recorta la dependencia obrero patronal.

Numerosas multinacionales han apartado el talento humano de la organización, estableciendo otro origen de negocio y también produciendo buenos intereses a la empresa. La duración y el éxito de cualquier negocio obedecerán cada vez más al conocimiento de su personal, sobre los servicios financieros, en donde se debe innovar o morir.

La industria de servicios financieros lleva 30 años sin innovar, el eurodólar y el eurobono fueron dos de ellas y el pasaje ideal que tiene es ser innovadores y autodestructores creativos. La administración financiera de riesgos como seguros contra catástrofes puede representar el sistema de innovación, al igual que la estabilidad de los fondos pensionales como posición de firmeza para los grupos financieros.

Pero, será que ¿Vamos más allá del capitalismo?, las organizaciones avanzan cerrando las brechas que había entre el asalariado y el gerente. Inicialmente, la demanda estimulaba a la oferta, en este momento la oferta estimula a la demanda. Para el desarrollo económico de un país en estos momentos se debe tener en cuenta unos tres aspectos muy importantes para el desarrollo social; Estado, Comercio y sociedad civil, donde se pone de manifiesto el uso del dinero virtual, que es lo que permite el comercio electrónico, además de que se ha comprobado que la economía global es el árbitro de toda política fiscal y monetaria. El conocimiento viene substituyendo al capital y al trabajo como agente absoluto de la economía.

La economía de los venideros años se orientara en la inversión. Los negocios pasan de ser multinacionales a transnacionales, para estas su unidad es el mundo, para estas compañías las fronteras y/o los límites entre países no poseen importancia.

Aunque el comercio de bienes se ha desarrollado a gran velocidad después de la Segunda Guerra Mundial, mas que en ningún otro período de la historia, aunque el que mas ha crecido es el comercio de servicios, ya sean servicios financieros; consultoría, contaduría, seguros o ventas al por menor.

El progreso más importante se hallará en los ciudadanos que manejen la tecnología y el conocimiento, como los técnicos de computadores, diseñadores de software, analista de laboratorio clínico, asistentes jurídicos, entre otros. El descenso de la agricultura compuesta por el traslado del campesino a la ciudad y la declinación de la manufactura proporcionará un estallido de proteccionismo industrial. Categóricamente los nuevos capitalistas se hallarán en los trabajadores del conocimiento.

La sociedad futura será una sociedad del conocimiento. Su posición estará formada en el conocimiento y los trabajadores del conocimiento pasaran a ser el grupo que controlara a su población activa. Sus tres características principales serán: desaparición de fronteras, puesto que el conocimiento anda aun con menos esfuerzo que el dinero; movimiento ascendente, favorable para todos en virtud de enseñanza formal posible de conseguir; y potencial de fracaso tanto como de éxito. Cualquiera alcanza obtener los medios de producción, es decir, el conocimiento que se necesita para el trabajo, pero no todos dominan.

Esto responde a que la Internet podrá tener a los clientes enterados acerca de qué hay disponible en cualquier parte del mundo y a qué precios.  Esta nueva economía reposará consistentemente en quienes trabajan con el conocimiento. Pero el progreso más trascendental estará en los tecnólogos del conocimiento

 

Referencias:

Drucker, P. (1996). Su visión sobre: la administración, la organización, la economía, la sociedad, Editorial Norma, Bogotá.

~ Comentar | Referencias (0)


 

Comportamiento humano en la organización

Enlace permanente 7 de Noviembre, 2014, 10:22

Se inicia con estas palabras, en tanto mi posición de experiencia sobre la gerencia, que no puede ser pensada en términos de percepción para el estudio científico, por cuanto buscaré en la realidad del comportamiento humano; las impresiones de la gestión de la conducta humana orientando la visión compartida como medio para dejar emerger lo que conserva la vida y la evolución en el tema de gerencia.  

No obstante, como todo conocimiento humano que se desenvuelve a través de la comunicación, es prioridad para la gerencia una relación intensa con las actuaciones de las personas y su naturaleza relacional, que corresponde ser definido en profundidad a fin de establecer esa red de simbolismos y significantes, con los cuales logra el hombre de forma positiva, el rendimiento en su trabajo.

Muchos piensan que el comportamiento humano es algo muy complejo, pero no lo es, ya que desde sus orígenes el ser humano ha manifestado su voluntad de instruirse sobre lo que le rodea y utilizarlo para su provecho y bienestar; además hay que considerar que el ser humano es observador y creativo por naturaleza, al encontrar  una serie de formas para comunicarse, desde la gesticulación, la escritura, y el lenguaje mas importante como lo es el oral, entre otras; que le han facilitado la vida, así como su conservación.

El aspecto del comportamiento, en el cual las personas se fuerzan a orientar el interés, se encuentra en que la imitación esta presente y tiene mucha relevancia ya que desde la niñez se impulsa el imitar como una forma de aprender; de este modo muchos fácilmente adquieren la personalidad de otro, el cual es el momento donde conviene tener prudencia en su forma de comportarse, ya que quienes se inclinan a imitar lo que ven son los niños; pero las personas deben conocer mas sobre el comportamiento organizacional, para el éxito de la organización.   

El comportamiento organizacional es un campo del conocimiento donde se estudia el impacto que personas, grupos y estructuras poseen en la conducta dentro de las organizaciones, con el propósito de utilizar este saber en la mejora de la aptitud de estas, en las cuales se ven involucrados. Del mismo modo, es una doctrina práctica cuyo fundamento de sabidurías se le añade continuamente una gran cantidad de estudios y mejoras de significativas, en la cual la comunicación sobre experiencias positivas en una organización puede desarrollarse para alejar la división que causa la departamentalización.

En este sentido, es un área del conocimiento porque es una idiosincrasia definida y con una fusión habitual de conocimientos  que ilustra tres variables importantes de forma concluyente sobre la conducta que se ve en las organizaciones: individuos, grupos y estructura; en el cual es aprovechado el conocimiento obtenido sobre los individuos, los grupos y la repercusión en la estructura, y en la forma de actuar de las personas, con el fin de llevar una excelente actividad en las organizaciones. Por su parte el comportamiento organizacional, concierne particularmente el contexto que corresponde al cargo.

Por lo tanto, el comportamiento humano es la combinación de hechos mostrados por el ser humano y establecidos por la cultura, las cualidades, las inquietudes, los valores, la ética, el empleo de la autoridad, la relación, la insensibilidad, la sugestión, la dominación y la genética. Los contenidos que suelen estar envueltos en el conocimiento del comportamiento organizacional son: la estructura organizacional, la cultura organizacional, el clima organizacional, la ética, Aptitud, Actitud, Visión compartida, entre otros.

Cada uno de estos contenidos está presente en los tres niveles fundamentales del Comportamiento humano de la organización: el individual, el grupal y el organizacional. Este bosquejo de niveles es muy significativo a la hora de plantear resultados. Si bien, el clima organizacional, conocido también como clima laboral, ambiente laboral o ambiente organizacional, es una cuestión de valor para aquellas organizaciones calificadas, que buscan una mayor productividad y beneficio en el servicio prestado, por medio de técnicas propias.

El realizar un estudio sobre el clima organizacional, permite descubrir aspectos claves que puedan estar marcando de modo significativo el ambiente laboral de  la organización. En base a este argumento, encontramos una discrepancia en torno a si debe conocerse en condiciones impersonales o bien en reacciones individuales. Por condiciones impersonales nos referimos a las perspectivas físicas o estructurales, mientras que las reacciones individuales tienen que ver con la sensación que los trabajadores poseen del escenario en el que se desenvuelven.

El clima organizacional forma el medio interno de una organización, la sensación característica que se refleja.  Además, comprende incomparables semblantes del ambiente, que se adaptan recíprocamente en niveles complejos, como el tipo de organización, los objetivos, las normas internas, la tecnología y las estrategias, conjuntamente con las actitudes, éticas, valores y formas de comportamiento social que son impulsadas o penadas.

Ahora bien, cuando hablamos sobre el clima organizacional, es preciso ilustrarse de las motivaciones humanas y el predominio de sus acciones, que representa para el trabajador y la organización un proceso de aprendizaje. Concibiendo como motivación lo que promueve a una persona a conducirse, lo que desarrolla su accionar; ineludiblemente ésta obedece al conocimiento, debido a que establece las condiciones y las consecuencias que son interesantes para la persona y, de acuerdo a ello, se puede mantener un clima organizacional.

Los procesos de aprendizaje son formas de percepción que determinan el modelo en el que se fundamenta la organización, a partir de los cuales se logra intervenir y solventar las dificultades con importancia, si se prepara para apreciar, interpretar e integrar consecutivamente las motivaciones del componente humano, así como de su medio ambiente.

En esencia, el clima organizacional representa los conocimientos y definiciones comparativamente indelebles que los individuos obtienen con relación a su organización, que a la vez intervienen en la conducta de los trabajadores, distinguiendo una organización de otra.

Cada organización tiene su propia cultura, diferente a las demás, lo que le proporciona su propia identidad. La cultura organizacional incluye los valores, creencias y comportamientos que se fortalecen durante la vida empresarial. El estilo de liderazgo a nivel de la alta gerencia, las normas, los procedimientos y las características generales de los miembros de la empresa completan la combinación de elementos que forman la cultura de una compañía.

La cultura organizacional es la forma como las organizaciones conciben las cosas, como constituyen prioridades y dan jerarquía a los diferentes trabajos empresariales, además de contener lo que es significativo para la organización. Así mismo, la cultura interviene en la manera como los gerentes resuelven las estrategias planteadas. Además, es el resultado de un proceso en el cual sus miembros participan en la toma de decisiones para la solución de problemas inspirados en principios, valores, creencias, reglas y procedimientos que comparten y que poco a poco han incorporado a la empresa.

Adicionalmente, la cultura organizacional viene a representar las normas, valores y modelos de comportamiento, compartidas y que no están escritas, pero que las personas se rigen por ella, es decir, es todo aquello que unifica a una organización y la diferencia de otra concibiendo que sus colaboradores tengan la sensación de ser parte de ella, debido a que desempeñan los mismos valores, creencias, normas, formas de comunicación, comportamientos, y formalidades, la cual brinda condiciones específicas de ideología, pasión y resistencia que rigen la toma de decisiones y otras acciones en la organización.

Las organizaciones exitosas poseen fuertes culturas que atraen, recompensan y mantienen el apego de la gente por ejercer actividades y cumplir metas, en donde uno de los roles más esenciales de la alta gerencia, se encuentra en dar forma a la cultura que, con identidad, asumirá un resultado significativo en la ética y el estilo gerencial. La ética de una persona brinda posturas para la conducta. El estilo representa la forma en que se hace algo.

Si bien es cierto, es que la cultura es el adhesivo social que conserva la articulación de una organización. Enuncia los valores e ideales y creencias que los trabajadores alcanzan a compartir, revelados en dispositivos mitológicos y un lenguaje especializado.

La cultura es la complejidad de intelectos trascendentes que los integrantes de una organización mantienen en general. La cultura organizacional es un sistema de valores y creencias compartidos; las personas, la estructura organizacional, los métodos para la toma de decisiones y los medios de control interactúan para generar modelos de comportamiento. Una cultura bien fortalecida alcanza resultados a largo plazo, al orientar el comportamiento y facilitar el sentido a las tareas. Uno de los compromisos más importantes de la gerencia esta en proporcionar forma a los valores y modelos culturales, apropiando a los miembros, en la cual se motiva y facilitan la relación del grupo y la obligación con metas distinguidas, de acuerdo a la ética que poseen los trabajadores.

En virtud de lo anterior, los formalidades lógicas de las personas organizadas, finalizan siempre como habilidades cognoscentes complejas, lo cual permite el avance de una actividad heurística que queda incluida al perímetro de la razón a partir de la cual los individuos establecen sus ideas oportunas que le interesan de miras en la evolución del comportamiento organizacional y por lo tanto ocasiona éxitos a la forma de vida en las empresas.

Esta interesante postura,  me permite acercarme a la realidad del comportamiento organizacional, como legitimidad intelectiva de conocer cómo es la gerencia del talento humano. No obstante, como toda práctica humana que se desarrolla mediante la comunicación, es prioridad para la gerencia una connotación profunda relacionada con los comportamientos de las personas y su mundo relacional, que debe ser conocido en profundidad a fin de identificar el hombre de manera efectiva.

La ética es un área que posee la filosofía, la cual se dedica a los asuntos morales, que tienen que ver con la honestidad. En el ambiente laboral, la ética puede emerger de los códigos existentes que sistematizan una labor profesional. Además de que forma parte de lo que se conoce como conducta y exterioriza una sucesión de principios y reglas de desempeño ineludible.

Generalmente, la ética, se tiende a confundir con la moral y con la ley; pero la moral se fundamenta en la sumisión a las normas, las costumbres y preceptos o disposiciones culturales, jerarquizados, mientras que la ley se pudo haber fundado en principios éticos; y la ética persigue establecer la manera de coexistir por el pensamiento humano. De la misma forma, nos encontramos que en la filosofía, la ética no se restringe a lo moral, que habitualmente se entiende como el hábito o la costumbre, sino que busca el conocimiento teórico para la búsqueda de la mejor forma de vida, que los lleva hacia la comprensión de la estructura organizacional.

Hechas las consideraciones  anteriores, me permito referirme a la estructura organizacional como aquella forma en que se dividen, agrupan, coordinan y/o distribuyen las operaciones de la organización, en todo lo que le corresponde a los administradores y al personal, entre gerentes y gerentes y entre empleados y empleados. Las divisiones de una organización se logran constituir, adecuadamente, en tres formas básicas: por función, por producto/mercado o en forma de matriz.

De igual forma, la estructura organizacional de una empresa es la manera en la que la organización se va a regir. Generalmente se pueden distinguir de dos formas, una es la estructura organizativa formal y la otra es la informal. En cuanto a la estructura organizativa formal es aquella que se fundamenta en el conjunto de descripciones manifestadas por la gerencia, son relaciones discutidas. Mientras que la estructura organizativa informal vienen a representar el conjunto de enlaces que no han sido especificadas evidentemente, revelan necesariamente a los vacíos que se incorporan en relación con la tarea. En este sentido, la estructura actual de las organizaciones se establece en el conjunto de relaciones formales e informales.

Es normal que se considere erradamente a un organigrama como la estructura de una organización, pero en verdad, si bien evidencia la división de tareas, enlaces de dependencia, rutas de comunicación, asignación de cargas, entre otras; pero estos no son más que un tipo de representación sintético de la estructura organizacional formal. Sin embargo es de gran provecho para conseguir una expedita visualización de algunos aspectos formales perfectamente significativos.

La estructura organizativa es la anatomía de una organización que suministra y abarca los espacios con los que debe trabajar. Por lo tanto, esta representación está centrada en la diferencia de áreas, de puestos de trabajo, la enunciación de normas y procedimientos y las relaciones de autoridad. En esta descripción, la estructura, con una explicación lo indispensablemente clara, sistematiza, delimita o comprime la incertidumbre con relación al comportamiento humano de los empleados en la organización.  También es importante saber que la estructura informal contiene perspectivas que tienen que ver, con valores, sentimientos, intereses, liderazgo y afectos, y toda la tonalidad de relaciones humanas, las cuales no alcanzan establecerse previamente.

Naturalmente son producto de la interacción humana y de las idiosincrasias, de los grupos de personas. Lo importante de esta situación es que lo informal se identifica  por labores de índole colectivo, es decir, realizado por grupos de personas y no se orienta  concretamente hacia los objetivos, no obstante, es precisa para lograrlos. La estructura organizativa da como resultado de la aptitud que las personas ponga en práctica para el desempeño de los diferentes roles que deben realizar en los diferentes niveles de jerarquía de la estructura organizativa.

Cabe agregar, que la aptitud es la facultad o capacidad de una persona para realizar determinadas actividades. Pero esa capacidad viene a representar un conjunto de condiciones que hacen a una persona esencialmente capaz para una ocupación establecida. También es cualquier característica psicológica que faculta prever discrepancias inter-individuales en ambientes posteriores de enseñanza.

Mientras que en la expresión habitual la aptitud solo se vincula a la capacidad de una persona para cumplir apropiadamente una gestión o tarea, en psicología abarca tantos contenidos cognitivos y asuntos como particularidades emocionales y de personalidad. Hay que subrayar también que la aptitud está estrictamente referida con la inteligencia y con las destrezas tanto innatas como obtenidas producto de la evolución del aprendizaje.

En el mismo orden de ideas, se presenta la actitud, la cual es la forma de desenvolverse de una persona, el comportamiento que utiliza un personaje humano para realizar las cosas. Con relación a lo anteriormente expresado, se puede indicar que es su forma de ser o de actuar, además puede calificarse como determinado estilo de motivación. Las actitudes componen excelentes mecanismos para el pronóstico de las conductas.[] En fin, la actitud es calificada como variables intercurrentes, al no ser perceptibles claramente, pero que se encuentran sujetas a supuestos visibles, en la cual se encuentra la visión compartida del comportamiento humano en la organización.

Es comparativamente natural detallar lo correspondiente a visión, pero es más comprometido efectuar una observación intensa de lo que significa compartir, es decir conseguir una visión compartida. Compartir consigue sentido cuando nos damos cuenta del valor de describir o explicar con otros el camino hacia donde vamos. Poseer una visión compartida indica que tanto uno mismo, como el resto de quienes constituyen la organización, pensamos lo mismo, cuando conversamos de la misma visión. Entonces, esto quiere decir que todos marchamos hacia el mismo punto.

Es importante señalar, que para que exista una visión compartida es preciso comenzar por encontrar qué espacios se requieren crear, que permita  compartir en un contexto de íntegra cordialidad, o mejor aun, de que modelos pretendemos salir para que germine el sitio donde compartir y este se transforme en participación soberana. Pero, acaso es la visión compartida un objetivo; bien para avanzar en este contexto es típico que se realice una propuesta de diseños en el que la sumatoria de los capitales propios o individuales origine un patrimonio organizacional. Es decir, la creación de una organización que se origina a partir de acontecimientos en los cuales un conjunto de seres humanos se asocien y con la combinación de recursos tecnológicos y financieros, resuelven iniciar la fundación de una empresa.

Bajo este bosquejo de conformación de una organización por personas quise adentrarme con gran incertidumbre en la visión compartida, en la cual me refiero a una intención práctica por medio de la persona jurídica, que ha de generar una participación determinada al grupo ejecutando su misión y manteniendo valores definidos. Al detallarlo en estas expresiones implantamos una etapa consecuente sobre lo que simboliza este nuevo ser, llamado empresa. Al mismo tiempo las perspectivas acerca de los objetivos, permanecen esbozados por la capacidad de revelar la misión, visión y valores, o lo que es lo mismo su filosofía de gestión.

De esta manera la organización se envuelve en la cultura que ha de estampar el rumbo. Este argumento de ilustración de visión compartida adquiere relevancia, debido a que a través de ella, la adición de las acciones personales consigue resultados preeminentes. Por lo tanto, la vista de los diferentes niveles de la organización se ordena en el mismo sentido, la visión se comparte.

Las personas junto con sus conocimientos y habilidades intelectuales, se transforman en la asiento substancial de la organización, dando paso a un nuevo enfoque el comportamiento humano en las organizaciones, la cual toma en cuenta la capacidad que tiene el individuo para ser, conocer, hacer y convivir, creando una actitud mediadora entre los propios intereses y aquellos que requiere la organización.

Finalmente, la gerencia como parte de la cultura organizacional conformada por todo aquello que identifica al organismo y también lo diferencia de otros, incluye el clima organizacional en el que se ubican metódicamente los esfuerzos propios y unidos de las dinámicas que despliegan los trabajadores en virtud de sus ideas, costumbres, estimulación, intereses, valores, destrezas y potencialidades, entre otros; con sentido de conveniencia, al satisfacer un medio social que interacciona para revelar la posición gerencial.

~ Comentar | Referencias (0)


 

Onto-epistemológica de la Gerencia y el Aprendizaje Organizal

Enlace permanente 3 de Mayo, 2014, 22:53

Se inicia con estas palabras, en tanto mi posición de experiencia en la gerencia de las organizaciones, que no puede ser pensada en términos de percepción para el estudio científico, por cuanto buscaré en la realidad lo que aprendí en el seminario avanzado la gerencia y el aprendizaje organizacional; las impresiones de la gestión de la conducta humana orientando la comunicación, la información y el conocimiento como medio para dejar emerger lo que conserva la vida y la evolución en el tema de la gerencia.

De forma que, el paradigma cualitativo se presenta ideal para ordenar el resultado de los diálogos, los pensamientos, los valores y los razonamientos en la gerencia desde este contexto. Tal como señala Pérez (2000), la realidad humana muestra todo un proceso activo, sistemático y riguroso de indagación donde el investigador puede describir con detalles las situaciones, eventos, interacciones y comportamientos observados a partir de las voces de los actores organizacionales.

Por ende, este seminario es adecuado, hacia la búsqueda del significado que se le otorga a la gerencia y el aprendizaje organizacional, lo cual se alcanza, según afirma Pérez (ob. cit), “interpretando los motivos que hay detrás de ella no para usarlos en una relación causa-efecto, sino para mostrar tal o cual conducta que fue realizada con un determinado propósito, deliberadamente” (p. 124).  

Para la identificación del talento humano, la gerencia busca la forma de como presentar a los individuos que trabajan unidos en las organizaciones, en eras de la información; ya no como talentos organizacionales que corresponden ser dirigidos estáticamente, sino como seres inteligentes y proactivos, garantes, con ingenio y concedidos de destrezas y sapiencias que coadyuvan a suministrar los otros recursos organizacionales tangibles y que carecen de vida propia.

El pensamiento gerencial no se fundamenta en la gerencia de personas, sino en la administración con las personas, quienes corresponderán al patrimonio del futuro. El capital intelectual, que yace en la mente de las personas, conquistará el territorio del capital financiero del destino organizacional y será el primordial recurso de la organización. Sin embargo, habrá un recurso muy específico que no convendrá ser tratado como elemental recurso organizacional.

Ahora bien, el conocimiento que generan las organizaciones humanas debe ser útil para mejorar el desempeño que se desenvuelve a través de la de la información, es prioridad para la gerencia y el aprendizaje organizacional, una relación intensa con las actuaciones de las personas y su naturaleza relacional, que corresponde ser definido en profundidad a fin de establecer esa red de simbolismos y significantes, con los cuales logra el hombre de forma positiva, el rendimiento en su trabajo.

La gerencia en la actualidad, requiere mayor información y conocimiento para ilustrar al recurso intangible de superior amplitud en la empresa: el talento humano, por tanto el ser humano en la organización es su activo más valioso en una concepción más flexible, plana en la cual el trabajador se ubica donde sea más productivo y su responsabilidad con la organización la define su conocimiento y experiencia.

En virtud de lo anterior tal como menciona Suárez (citado en Lanz, 2001), los juicios racionales de estos sujetos organizados, terminan siendo también destrezas cognitivas funcionales, por lo cual permite el desarrollo de una actividad heurística que queda integrada al circuito de racionalidad a partir de la cual los sujetos crean sus propias representaciones que le sirven de guías en el despliegue de su comportamiento organizacional y por tanto hace exitoso su modo de vida en las empresas.

En este sentido, las organizaciones deben producir niveles de aprendizajes organizacionales, debido a que, existen momentos en el que no se le presta atención al recurso humano, es decir, no se alinea el Extranet, porque no existe una buena seguridad social. Por ello, por la naturaleza de las organizaciones se relacionan de acuerdo a la intranet y el extranet.

Esta interesante postura,  me permite acercarme a la realidad de las organizaciones con respecto a la intranet y la extranet, como legitimidad intelectiva de conocer cómo es la gerencia. No obstante, como toda práctica humana que se desarrolla mediante la comunicación, la información y el conocimiento, es prioridad para la gerencia de las organizaciones una connotación profunda relacionada con los comportamientos de las personas y su mundo relacional, que debe ser conocido en profundidad a fin de identificar el hombre de manera efectiva.

En cuanto a la dimensión ontológica, que me indica que aprendí, con relación al seminario avanzado la gerencia y el aprendizaje organizacional la naturaleza de la realidad es de carácter  dialógica, representada en la comunicación que se expresa en términos de la motivación de los doctorantes del seminario del Doctorado en Gerencia. Bajo esta representación de elementos interactuantes, la intersubjetividad se trata de un contexto del dominio en el abordaje a los actores organizacionales en procura de sus narrativas transcomplejas que añade nuevas hojas al árbol del conocimiento al vincular los signos a la dimensión dialógica.

Es significativo señalar que las realidades dialógicas con los actores organizacionales son la abertura para hallar el significado asignado a la gerencia, toda vez que la motivación sea vista por la esta gestión como el argumento del neoparadigma de los vínculos psicosociales en las organizaciones humanas.

Velásquez (2007) destaca un aspecto importante que tiene que ver con el lenguaje humano y la inteligencia humana puesto que es inherente del pensamiento y sigue sus propios métodos en las organizaciones profesionales. De hecho, el lenguaje es comunicación, es expresión. La condición constante de la comunidad anímica llamada organización laboral, es sabiamente el conocimiento por lo cual resulta completamente inútil pretender lograr la integración organizacional en un sistema de relaciones sociales si no existe la comunicación interpersonal e inter grupal.

Lo expresado anteriormente se establece en este trabajo en tanto se concreta del lenguaje para entrar en contacto con el hombre en la organización, entenderlo, comunicarse, buscar significados, en cuanto a la evolución del hombre en las organizaciones, desde sus primeras herramientas hasta la tecnología de la actualidad,  y desde este punto de vista, Velásquez (ob. cit), alega que, el lenguaje es un herramienta de relación social, es el encargado de hacer comprensible el pensamiento, las ideas entre los hombres con motivo de su actividad productiva y laboral, y de su vida anímica.

El lenguaje además es registro y composición de opiniones y pensamientos, es conocimiento e información, en fin es una construcción humana que forma al hombre en las organizaciones y el hombre concibe al lenguaje, es una común expresión de su trabajo o actividad laboral. En efecto, el lenguaje permite apropiarnos de la realidad, acercarse al medio laboral, relacionar el contorno organizacional y sus estilos profesionales.

Por consiguiente, la relación que me ubica en la comprensión del talento humano en la organización, se proviene por medio del lenguaje para entender el procedimiento de las relaciones sociales y las conductas humanas que se establecen en la organización, en el que existen necesidades priorizadas en los funcionarios, al enfocar sus talentos que conciernen ser gerenciados en un medio complejo. Al conocer el sentido y significado del trabajo y la motivación que cursa a los actores organizacionales, que lograron identificar el sentido de pertenencia a la organización en una modalidad de relaciones psicosociales.

En este sentido, la comunicación es lo inverso de la información. En este caso el análisis al contexto de la información se basa en una extensa exploración universal, esparcida de efemérides insospechadas y de evocaciones propias. Desencaja perpetuamente sus patrones de diferentes naciones a la vez, de distintos saberes y medios sociales. Evidentemente, la información es ante todo la estampida del rotativo y de los medios de comunicación, pero es también el conocimiento científico, así como la enseñanza y la creación cultural. Todo ello traza el problema de la tarea de los eruditos en nuestras sociedades, de la influencia del pensamiento o de la desinformación. Erigida para funcionar gracias al conocimiento, no obstante, será viable para nuestra civilización si se negara a utilizarlo.

Desde esta visión, este seminario me orientará a comprender la realidad de la gerencia y el aprendizaje organizacional, percibido como una construcción social, signado en una ontología múltiple, difusa, donde será necesario un proceso de interacción con los actores organizacionales para revelar su procedimiento de acciones humanas significativas, para el estudio de corte cualitativo que centra la tensión en esos individuos y en la forma en la cual se construye la realidad social a partir de la intersubjetividad.

Así, desde esta perspectiva, la interpretación de las acciones humanas y sociales puede observarse subjetivamente en la narración de sus actividades. Por todo lo dicho, desde la dimensión epistemológica, es decir, de cómo se conoce y construye la realidad social, coincido con lo expuesto por Sandín (2003), cuando describe que la perspectiva epistemológica es una forma de comprender y explicar cómo conocemos lo que sabemos, qué tipo y características de conocimiento obtendremos.

Por esta razón, mi postura epistemológica coincide abiertamente con la Teoría del Construccionismo Social, que de acuerdo a lo señalado por la referida autora, rechaza la idea de que existe un conocimiento objetivo esperando ser descubierto, por el contrario, la verdad y los significados emergen, y se construye a partir de la interacciones de los actores organizacionales con la realidad de su dinámica transcendente.

Al respecto, Schawandt citado en Sandín (ob. cit.), reseña que la epistemología del Construccionismo Social nos lleva a aceptar que los seres humanos no descubren el conocimiento sino que lo construyen. Desde esta posición, se asume que diferentes personas pueden construir diversos significados en relación a un mismo fenómeno. Al igual que Carretero (2000), establece que el individuo va construyendo su propio conocimiento como resultado de su interacción con los otros sujetos, de allí que para la perspectiva del construccionismo, el conocimiento no es una copia fiel de la realidad, sino una construcción del ser humano.

Como se puede apreciar, Buendía, Colás y Hernández (1998) señalan que, “la hermenéutica-fenomenológica o enfoque interpretativo, se concentra en el significado de la experiencia humana (fenomenología) y la comprensión de las acciones en el contexto (hermenéutica)” (p. 233). Así pues que como investigador interpreto las apreciaciones que tienen los sujetos de esa realidad en la cual conviven. Del mismo modo, las expresiones verbales y no verbales de los actores sociales envueltos en los saberes y quehaceres del talento humano, tomando en cuenta sus valores creencias, percepciones y vivencias, para revelar la estructura de los significados y revelar la comprensión de las acciones.

Es imperativo entender el proceso de simbolización de esos significados que los actores organizacionales tienen con relación a la gerencia, en el que la motivación y el contenido de la construcciones de conocimientos, y empirismos que se producen tiene impulso en su naturaleza hermenéutica-fenomenológica, donde se distinguirá la dinámica integral de la situación en el contexto apoyado en los comportamientos humanos y expresiones de la naturaleza intersubjetiva en la organización.

Bajo esta orientación, la comprensión e interpretación van de la mano en este estudio, en la intencionalidad hermenéutica que Gadamer (1986), afirma “supera la ingenuidad positivista que hay en el concepto de lo dado, mediante la reflexión sobre las condiciones de la comprensión (precomprensión, prioridad de la pregunta, historia de la motivación de cada enunciado.” (p. 111). En otras palabras, la hermenéutica está más allá de la autoconciencia, busca la conservación y no la supresión de la capacidad del otro en el hecho comprensivo.

Confirma también el autor que la hermenéutica designa ante todo un conocimiento artificial, en cuanto a la experiencia que se comunica en su mirada: la traducción, la explicación y la interpretación. Por supuesto incluye el arte de la comprensión que subyace en el fenómeno abordado y que se demanda cuando no está claro e inequívoco el sentido de algo. 

Asimismo el hecho de que únicamente en el lenguaje se localiza en el enunciado completo del objeto de estudio, de manera total e imparcialmente inteligible, la conciencia humana. Por lo tanto, Gadamer (2000), exterioriza que lo significativo es que, como humanos, vivimos sumergidos en un proceso auténtico sin saber cómo, y sólo se puede accesar a ese mundo al percatarse de lo que ha sucedido “mediante un esfuerzo de reflexión, es decir, mediante el desarrollo de la conciencia histórica. La historia debe escribirse de nuevo desde cada presente” (p. 321).

En consecuencia, el para que me sirve lo aprendido en este seminario, es importante resaltar, que lo estudiado viene a representar el contenido que faltaba reforzar mi proyecto de tesis doctoral, debido a que no lo había apreciado con tanta profundidad, debido a que mi proyecto de tesis doctoral, esta relacionado con la gestión del talento humano desde la transcomplejidad. El cual se encaminara en el estudio  fenomenológico en el cual la interpretación es la ruta que fundamentalmente permitirá la aproximación a la realidad, ya que se arrancará de la naturaleza de lo humano del fenómeno, de lo que es, de los hábitos de los actores sociales en el enunciado de sus voces por medio de las cuales se detallaran las realidades vividas en la organización con escenarios intersubjetivos en la perspectiva de la gerencia del talento humano conocidas en las múltiples formas de pensar. 

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Buendía Eximan, L., Colás Bravo, P., y Hernández Pina, F. (1998). Métodos de investigación en psicopedagogía. España: Mc Graw Hill.

Carretero, M. (2000). Constructivismo y educación. Zaragoza: Edelvives.

Gadamer, H. (1986). “Hermenéutica clásica y hermenéutica filosófica”. En: Gadamer, H. Verdad y Método I. Salamanca: Sígueme.

Gadamer, H. (2000). “Texto e Interpretación”. En: Verdad y Método II. Salamanca: Sígueme.

Lanz, C. (2001). (Comp.). Organizaciones Transcomplejas. Caracas: IMPOSMO/CONICIT.

Pérez, G. (2000). Investigación cualitativa: retos e interrogantes. Madrid: La Muralla.

Sandín, Mª. (2003). Investigación Cualitativa en Educación. Fundamentos y Tradiciones. Madrid: Mc Graw and Hill Interamericana.

Velázquez, G. (2007). Sociología de la organización. México: Limusa.

| Referencias (0)


 

LA GERENCIA Y EL APRENDIZAJE ORGANIZACIONAL

Enlace permanente 3 de Mayo, 2014, 22:46

Gerencia

En el contexto de las relaciones sociales en las organizaciones, el proceso que tienden a la identificación del talento humano es su entorno. Por lo tanto, la motivación, representa el proceso psicológico que causa la estimulación, la dirección y la persistencia de acciones voluntarias dirigidas a los objetivos organizacionales. Asimismo, la función de las actividades orientadas al alcance de las metas y el deber ético para la proyección del gerente en escenarios que interactúan en la naturaleza de las gestiones gerenciales.

García (2008) expresa que la gerencia es el arte de hacer que las cosas ocurran. Pero ese arte viene a representar un cuerpo de conocimientos aplicables a la dirección efectiva de una organización. Además, la gerencia es un proceso que sigue una serie de pasos bien definidos, los cuales permiten un perfecto engranaje entre los recursos físicos y humanos, logrando consumar los objetivos planteados.  

La gerencia busca la forma de como presentar a los individuos que trabajan unidos en las organizaciones, en la era de la información; ya no como talentos organizacionales que corresponden ser dirigidos estáticamente, sino como seres inteligentes y proactivos, garantes, con ingenio y concedidos de destrezas y sapiencias que coadyuvan a suministrar los otros recursos organizacionales tangibles y que carecen de vida propia.

                                             Gestión del talento humano

Por ello, el pensamiento gerencial no se fundamenta en la gerencia de personas, sino en la administración con las personas, quienes corresponderán al patrimonio del futuro. El capital intelectual, que yace en la mente de las personas, conquistará el territorio del capital financiero del destino organizacional y será el primordial recurso de la organización. Sin embargo, habrá un recurso muy específico que no convendrá ser tratado como elemental recurso organizacional. Además, las organizaciones deben producir niveles de aprendizajes organizacionales, debido a que, existen momentos en el que no se le presta atención al recurso humano, es decir, no se alinea el Extranet. En este sentido, la naturaleza de las organizaciones se relaciona de acuerdo a la intranet y el extranet.

La intranet representan los recursos los financieros,  tecnológicos, operativos y administrativos que determinan el proceso productivo de lo que hace la organización, además, en la intranet está el talento humano de la organización. Es importante resaltar, que el talento humano, tanto individual como colectivo tiene un desempeño en la organización, que permite convertir a los competidores en colaboradores, y en el que hay que producir los elementos necesarios para el proceso productivo, en el cual el clima organizacional sea sano. En mi opinión, la gestión del talento significa diversas cosas para distintas organizaciones. Para algunos es gerenciar a individuos de alto valor o muy capaces, mientras que para otros, es cómo se maneja el talento en general, es decir, se trabaja bajo el supuesto que toda persona tiene algo de talento que requiere ser identificado y liberado.

Al respecto, Chiavenato (2009) indica que las personas junto con sus conocimientos y habilidades intelectuales, se convierten en la base principal de la organización, dando paso a un nuevo enfoque: la gestión del talento humano, la cual toma en cuenta la capacidad que tiene el individuo para ser, conocer, hacer y convivir, generando una actitud conciliadora entre los propios intereses y aquellos que demanda la institucionalidad. 

De acuerdo con los autores, puedo observar que la gerencia se encuentra entrelazada a la gestión del talento humano y con ello, a todo un sistema de necesidades, motivaciones, intereses y cambios que deben ser considerados conscientemente. Por esta razón, la gestión del talento humano se refiere al proceso que incrementa e incorpora nuevos integrantes a la fuerza laboral, y que además desarrolla y mantiene a un recurso humano existente. Este argumento, busca básicamente destacar a aquellas personas con un alto potencial, entendido como talento, en el cual los gerentes son parte de ello y todas las decisiones tomadas lo afectan dentro de su puesto de trabajo manteniendo un interesante clima organizacional.

 

El clima organizacional

Adicionalmente, el clima organizacional, es el que indica mayor beneficio; siempre que, se utilice como mecanismo elemental de las percepciones que el trabajador posee sobre la estructura y tecnologías que suceden en su entorno laboral. Para Chiavenato (ob. cit), el clima organizacional se refiere al ambiente existente entre los miembros de la organización; además, está estrechamente asociado al estado de motivación de los empleados y revela de modo definido las propiedades motivacionales del ambiente organizacional. Efectivamente, es propicio cuando facilita la satisfacción de las necesidades personales y la elevación moral de los miembros, y negativo cuando no se alcanza satisfacer esas necesidades.

Asimismo, Campbell (1970), lo considera como un conjunto de propiedades correspondientemente perdurable y determinado del ambiente interno de la organización que puede ser deducido de la forma en que una organización se relaciona con sus miembros y su ambiente.  En esta relación, el  individuo toma cualidades y se crea posibilidades que refieren la organización en su tipologías estáticas como en el nivel de independencia.

La distinción de esta perspectiva reside en el hecho de que la actuación de un trabajador no es una consecuencia de los principios organizacionales históricos, sino que obedece a las percepciones que posea el trabajador de estos factores. No obstante, estas conocimientos obedecen en buena medida a las actividades, interacciones y otro orden de costumbres que cada miembro asuma con la empresa. De aquí que el Clima Organizacional manifieste la interacción entre características personales y organizacionales.

Por ello, hay que hablar sobre aprendizaje organizacional del talento humano, el cual, es el proceso mediante el cual se constituyen conocimientos, habilidades, actitudes para obtener cambios o mejoras de conducta. Por lo tanto es una operación que toma el conocimiento como “input” y crea un nuevo conocimiento.  

Explicado esto, que se encuentra en la intranet de la organización, es momento de volver sobre las características, que representa la Extranet, que simboliza el entorno social en el cual se distinguen los competidores, los colaboradores, el mercado y lo socio antropológico, que constituye la aceptación de la sociedad. La Extranet, es el espacio en la cual todas las sociedades humanas generan cultura, porque son productos humanos generados en sociedad. Además, el gerente realiza su accionar de acuerdo al sitio donde se haya formado porque son culturas que se manifiestan de acuerdo a lo que han aprendido en sus países natales, porque cada quien desarrolla lo que requiere y como lo pretende según las necesidades de cada región.

 

La cultura

El ser humano, debe asumir el importante rol que juega la cultura para promover, cambiar, fortalecer o implementar cualquier filosofía de gestión en una organización. La cultura en su término generalizado, se refiere a las cosas de la vida, tales como filosofía, música, escultura, poesía, pintura. Pero desde el punto de vista sociológico, se refiere a lo que aprenden los individuos como integrantes de una sociedad, es decir, es un modo de vida de pensamiento, acción y sentimiento.

Al respecto, para Chinoy (1980)

La cultura es aprendida y compartida: tales son los hechos fundamentales de los que debemos partir. Hemos advertido ya que los hombres no heredan parte de sus modos habituales de comportamiento; los adquieren en el curso de sus vidas. Las cosas que aprenden se deben principalmente a los grupos en que nacen y viven. Los hábitos adquiridos por el niño siguen pautas de niños, los padres y demás responsables de la educación  y preparación de los nuevos miembros de la sociedad les inculcan sus propias pautas de conducta, trasmitiendo a cada nueva generación los conocimientos, habilidades, valores, creencias y actitudes de la vieja (p. 29-30).

Los modelos culturales son facilitados por los que imparten la educación. Por lo tanto, la mayor parte del comportamiento humano es aprendido más que heredado, y la cultura determina lo que aprende la gente. Las variaciones de las pautas culturales específicas de los grupos humanos conducen a una distinción entre la cultura como concepto general y una cultura, o conjunto de pautas característico de una sociedad. Siendo la institución la que define las relaciones sociales y establecen el comportamiento.

De acuerdo a lo anterior, Goodstein (1998) dice:

Cuando hablamos de cultura nos estamos refiriendo a los modelos de desarrollo reflejados en un sistema de sociedad compuesto de conocimiento, ideologías, valores, leyes y de un ritual diario….La cultura varía de una sociedad a otra y esto nos ayuda a comprender las variaciones de las organizaciones entre las naciones… Los modelos de cultura se crean y sustentan…Las organizaciones son constructoras de realidades. (p. 65).

Al hacer referencia a la cultura es referirse a clima de trabajo, grupos, relaciones entre personas, valores y acuerdos tácitos. En términos generales, la cultura es aquello que comparten todos o casi todos los integrantes de un grupo social. De modo, que las posturas que adoptan estos autores con respecto a la cultura, comulgan con la percepción que se tiene que dentro del marco conceptual, la cultura determina la forma como funcionan las universidades, ésta se refleja en las estrategias, estructuras y sistemas. Es la fuente invisible donde la visión adquiere su guía de acción. Así mismo, que el éxito de los proyectos de transformación depende del talento y de la aptitud para cambiar la cultura de la organización de acuerdo a las exigencias del entorno.

 

La cultura organizacional

En este orden de ideas, la cultura organizacional es definida por Robbins (1999) como la: “percepción común mantenida por los miembros de la organización; sistema de significado compartido entre sus miembros que distingue a una organización de las otras” (p. 595).

Por otro lado, en las organizaciones la estructura organizacional debe ser la columna de ellas, debido a que en esta se soporta toda la gerencia, en la cual las personas que trabajan allí, deben conocerla muy bien, lo que significa identidad con la organización, es decir, un conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás.

Todo lo dicho hasta ahora está sujeto al cambio permanente y por ende en el aprendizaje organizacional para convertir la información en conocimiento. Si bien es cierto, se acostumbra continuamente a que existimos y caminamos a estar cada vez más en la era de la información. En la vida tantas personas han tenido acceso a tal abundancia de informaciones y, en términos más universales, de conocimientos.

Jamás la comunicación ha sido tan cuantiosa, tan vertiginosa, tan difundida. Precisamente, pues, nunca desde los principios de la humanidad quienes toman las decisiones políticas, económicas, sociales y culturales se han ocupado en hacer actividades en mejores escenarios. La opinión pública se vale de todos los mecanismos esenciales para poder evaluar a sus dirigentes y para orientarse. Efectivamente, el mundo debería estar mejor que nunca. Pero todos estamos al tanto de que en muchos aspectos no es así. Pero,  por qué no es así. 

Porque no nos faltan conocimientos, pero queremos utilizarlos. La comunicación es lo inverso de la información. En este caso el análisis al contexto de la información se basa en una extensa exploración universal, esparcida de efemérides insospechadas y de evocaciones propias. Desencaja perpetuamente sus patrones de diferentes naciones a la vez, de distintos saberes y medios sociales. Evidentemente, la información es ante todo la estampida del rotativo y de los medios de comunicación, pero es también el conocimiento científico, así como la enseñanza y la creación cultural. Todo ello traza el problema de la tarea de los eruditos en nuestras sociedades, de la influencia del pensamiento o de la desinformación. Erigida para funcionar gracias al conocimiento, no obstante, será viable para nuestra civilización si se negara a utilizarlo.

 

El conocimiento

El conocimiento inútil es igualmente un razonamiento sobre lo que se espera o no de la naturaleza humana en el fondo de sí misma. De esta manera, se tiene que la información y el conocimiento son bidireccionales, y para que la información genere conocimiento se requiere llevarla a niveles praxológicos.  

Por todo esto, es que hay que hablar sobre la praxiología, la cual que es una práctica que no necesita algo de la vida porque ella misma lo genera. Involucra profundos niveles de pensamientos. También, está enfocada más a la práctica que a la teoría. Se basa en todas las actividades humanas relacionadas con lo racional, define métodos y se crean categorías que permiten el conocimiento más a fondo de éstas actividades. Algunas de las categorías que generalmente se estudian en el proceso de razonamiento humano son los fines y medios, el método, el acto, el plan, la eficacia, el rendimiento, entre otros. De hecho, la praxología, de cierta forma, nos permite satisfacer nuestras necesidades ya que nuestro ser racional nos permite maximizar un fin con escasos recursos.

Sin embargo, es legítimo hallar similitudes de corriente a través de la praxiología como norma que trabaja metódicamente las situaciones y reglas de la acción humana. La producción filosófica de la praxiología se corresponde al filósofo polaco Tadeusz Kotarbinki (1886-1981), quien la señaló como la ciencia de la acción eficaz. La complejidad de la significación de praxis imposibilita una ilustración que se tome como juicio de verdad. Se distinguió por el comentario de Karen Kosik en el sentido más natural y al mismo tiempo más profundo.

La praxis del hombre no es una actividad práctica opuesta a teoría, sino que es la determinación de la existencia humana como transformación de la realidad. La praxis es activa y origina históricamente, es decir, consecutivamente reorganiza y establece prácticamente la unidad del hombre y del mundo, de la materia y del espíritu, del sujeto y del objeto, del producto y de la productividad, que nos lleva de la información al conocimiento. 

La información, tiene sus características elementales, ya que articula niveles teóricos sobre un determinado aspecto de la organización y esa teoría al articularse en información debe generar discusiones, por lo tanto es inteligible y comunicable, lo que lo hace discutibles. Atendiendo esto, genera altos niveles de comunicación organizacional, en la medida en que el flujo de información y comunicación permita la retroalimentación, que genere el manejo de la comunicación y el manejo de la información sujeta a su reconfirmación.

Del mismo modo,  el conocimiento también presenta sus características: tanto en lo individual como en lo colectivo, porque dentro de la organización los individuos están en capacidad de inferir en el manejo del conocimiento de manera casi aprehensible, que permite que sea compartible y transferible, porque pueden ser extrapolables y sujeto al cambio organizacional que genera un cambio organizacional.

Como puede apreciarse, el conocimiento y la información, aparecen en dos modelos económicos distintos, ya que se tiene por un lado que el conocimiento como insumo cuando es visto como producto del intranet es saber cómo se comporta de manera interna para ser observada desde la extranet. También, la información como insumo en la contextualización organizacional de la información, dependientemente desde la intranet representa un recurso de la organización que al ser expuesto al público, es decir, desde la extranet  se encuentra en la búsqueda de saber quién es o para que es útil tanto la información como el conocimiento.

Epistemológicamente el conocimiento proviene del griego episteme, que según Paz (2003), es conocimiento y saber. En tal sentido, la epistemología se ocupa del saber y de los conceptos relacionados, de las fuentes, los criterios, los tipos de conocimientos posibles y el grado con que cada uno resulta cierto. Por otra parte, Flores (2000), señala con respecto al conocimiento lo siguiente: “No es la simple copia de las cosas sino su construcción interior” (p. 4). Así mismo, Picón (ob. cit.), dice “el conocimiento es el saber acumulado por la humanidad, el cual se hace presente en las más diversas formas: áreas del conocimiento, disciplina, profesiones, paradigmas, escuelas, ideología” (p. 16).

Hay que tener en cuenta que el conocimiento tiene su nacimiento en la cultura de las sociedades, cuando el hombre da inicio a modificaciones de su ambiente para lograr sobrevivir y desarrollarse, satisfaciendo así sus necesidades, pero para la cual debe de comprenderse a sí mismo y comprender la naturaleza. Nonaka (2000) frente a este planteamiento dice: “en una economía en donde la incertidumbre es la única certeza, la única fuente de capacidad competitiva perdurable es el conocimiento” (p. 89).

 

Conocimiento tácito y conocimiento explícito

Ahora bien, es preciso hablar del conocimiento tácito o conocimiento implícito, el cual es un concepto creado por el científico y filósofo Michael Polanyi, quien escribió sobre el proceso del mismo y no de una forma de conocimiento, en el libro Knowing and Being (1969). A pesar de que su frase ha sido amparada como una forma de conocimiento que es completa o injustamente enigmática, que no se ha logrado o sabido explicitar o comunicar verbal o visualmente.

La expresión de conocimiento tácito no es generalmente reconocida. Uno de los aforismos conocidos de Polanyi es: "conocemos más de lo que podemos decir". El conocimiento tácito consta completamente de prácticas y aspectos culturales que difícilmente reconocemos en nosotros mismos, un conocimiento informal, personal o social, complejo de pronunciar de modo ordenado, poco visible y difícil de compartir por los medios tradicionales que poseen los actores del contexto donde se desarrolla cualquier actividad humana, incluso dentro de las organizaciones.

También afirma Flores (ob. cit), que el conocimiento es información productiva y que puede ser de dos tipos: tácito y/o explícito. Al respecto el autor precisa:

El conocimiento tácito se compone de modelos mentales, de creencias y experiencias; es aquel que no puede ser descrito adecuadamente de forma escrito. El conocimiento explícito, es el que se decodifica para convertirlo en práctica y acción por eso, al pasar del conocimiento tácito al explícito es en realidad un proceso en el que expresamos nuestra propia visión del mundo, lo que es y lo que debería ser. Cuando el empleado inventa un nuevo conocimiento, se está también reinventando a sí mismo, a la empresa incluso al mundo. Convertir el conocimiento tácito significa encontrar la forma de expresar lo inexpresable. (p. 34).

En consecuencia, se podría decir que, el conocimiento tácito al ser internalizado y aplicado por la persona u ente social se convierte en conocimiento explícito. Pero como el interés de buscar nuevos conocimientos es propio de la naturaleza humana, en las instituciones el proceso de creación del conocimiento se convierte en un espiral. De ahí que, las organizaciones en especial las universitarias estén comenzando a percibir la importancia de saber qué es lo que saben y tratan de hacer el mejor uso de este conocimiento, así, pues implicaría acciones directas para gerenciarlos.

En el mismo orden de ideas, el autor en referencia sostiene que diferenciar estos tipos de conocimientos (tácito y explícito) proporciona cuatro vías fundamentales para la creación de conocimiento en los sectores productivos; los cuales se evidencia de tácito a tácito, a través de la práctica, imitación y observación, dando a si origen a parte de la base del conocimiento tácito. De explícito a explícito, las personas combinan varias partes del conocimiento para dar origen a un nuevo conjunto de conocimientos, el cual es sistematizado y documentado. De tácito a explícito, el conocimiento teórico es llevado a la práctica. De explícito a tácito, el conocimiento se hace práctica y se extiende a todos los niveles de la organización y se empieza a interiorizar. Esto es lo que Nonaka (ob. cit) denomina: “espiral del conocimiento el cual va desde la asimilación, comunicación, combinación e interiorización”.

Entre las características del conocimiento tácito, se hace referencia al que únicamente la persona conoce y que es difícil explicar a otra persona. Puede estar compuesto por ideas, experiencias, destrezas, habilidades, costumbres, valores, historia y hasta creencias. El Conocimiento del contexto o ecológico (geografía, física, normas no escritas, comportamientos de personas y objetos, entre otros). El conocimiento como destreza cognitiva (compresión de la lectura, resolución de problemas, analizar, visualizar ideas, entre otros) que le permite acceder a otro más complejo o resolver problemas nuevos.

La intuición y la imaginación son dos de los componentes más distinguidos para la reproducción de este tipo de conocimiento, ya que el mismo es un fruto de la interacción entre los personas o grupos en el contexto de las sistemas de analogías y sucesiones de sucesos que impresionan sus actividades diarias, que son a su vez afectadas por la percepción y acción de estos actores.

El conocimiento tácito, puede ser fragmentado en las dimensiones técnicas y cognitivas. La dimensión técnica es aquella interpretada a través del término know-how. La dimensión cognitiva contiene los modelos mentales, creencias, valores, esquemas y percepciones que influencian la manera de pensar y actuar de los actores, lo que en último recurso expresa la imagen de lo qué es la realidad y de lo que debe ser el futuro.

La significativa cualidad de transmisión del conocimiento tácito es que su acogida es insostenible sin la interacción directa y propia con los actores que lo conservan, ya que su transferencia obedece primariamente a la voluntad creativa para expresarlo a través de imágenes verbales, metáforas, símbolos heurísticos y analogías.

Por ejemplo, saber cómo andar en bicicleta se considera conocimiento tácito. El conocimiento tácito es aquel que no puede ser escrito fácilmente. Procede de la experiencia, en lugar de un aprendizaje por memorización. Por estas razones, la enseñanza del conocimiento tácito es difícil. Por lo general, el conocimiento tácito debe vivirse para aprenderse.

Para la transmisión del conocimiento tácito a tácito, se produce a través de procesos de socialización, es decir, a través de la adquisición de conocimientos e información mediante la interacción directa con el mundo exterior: con otras personas, con otras culturas. Mientras que de tácito a explícito: Se produce a través de la externalización, que podríamos definir como el proceso de expresar algo, el diálogo. Externalizar es convertir imágenes y/o palabras a través del diálogo.

De igual manera, el conocimiento que puede transmitirse por medio de una explicación se considera conocimiento explícito. Mientras que el conocimiento tácito requiere entrenamiento de primera mano, e incluso entonces puede no ser aprendido. El conocimiento tácito puede describirse como saber cómo, mientras que el conocimiento explícito puede describirse como sabiendo que. En algunos casos, el conocimiento explícito es la forma en la cual un aprendiz es enseñado para acelerar el proceso de aprendizaje. El conocimiento explícito de puede transmitir de explícito a explícito como su propio nombre indica, se combinan diferentes formas de conocimiento explícito mediante documentos o bases de datos. Pero el conocimiento tácito que se gana a través de la experiencia y la visión personal es lo que transforma al aprendiz en experto.

 

Litofacto

En el ámbito de las organizaciones, la información para convertirse en conocimiento debe pasar una serie de pasos en la gerencia. Por ello, las organizaciones humanas en la antigüedad resolvieron problemas de ingeniería sin tener universidades, es decir, manejaban el conocimiento.

Como afirmo, los gerentes geniales solo tienen que sacar el mejor brillo de esas organizaciones humanas para obtener conocimiento de la información utilizada. En este orden de ideas, se tiene que los griegos pensaban que la técnica necesitaba del episteme para poder generar conocimiento, ya que para ellos el único conocimiento valido era el conocimiento científico.

Si bien es cierto, todas las culturas del mundo percutan, es decir, golpean contra algo. En este caso el primer hombre en el mundo se hizo del litofacto, construyo la primera herramienta para golpear, por supuesto realiza la primera imagen mental con propósitos de trabajo. Transforma materiales de la naturaleza para ponerlo al servicio de la humanidad, en lo que se refiere al producto realizado no existía en la naturaleza (litofacto) pero se vuelve útil para ella. Los primeros utensilios del hombre conocidos están en la alfarería. Se tiene en primer lugar elaborar las herramientas y después las mezclas de agua, tierra y fuego, en el cual se planificaron, se ejecutaron y controlaron, para tomar decisiones en organizar tareas para controlar los procesos.

Las primeras herramientas de trabajo emergieron del uso intencional y empírico de materiales encontrados en la naturaleza, a los cuales se les facilitaba una usanza determinada para conseguir intenciones concretas; lo que demuestra la constitución de una interrelación deliberada entre pensamiento y labor, centrada en el trabajo para manipular la naturaleza en el bienestar de necesidades individuales y colectivas.

 

Tecnhefacto

La historia de la humanidad pasa de tecnhefacto (litofacto) a la era de la tecnología, la cual es el uso de la tecnhe para generar nuevas máquinas. En este sentido, la representación filológica de tecnología tiene su génesis en el argumento de la Grecia Clásica, mucho antes del inicio de nuestra época. Para los Helenos, Teknhé representaba la aplicación de un conocimiento objetivo y sustantivo que se apoya en la comprensión y explicación de las causalidades que lo respaldaban y que respondía a las interacciones de arreglar situaciones del hacer; por ello, la Teknhé reunía la descripción, la explicación y la aplicación.

El contenido conceptual de la expresión teknhé determina el saber que se fundamenta en emplear un conocimiento en el hacer, a partir de la razón que lo manifiesta en y desde sus causas; del saber hacer que sólo se apoya en la experiencia que concibe su aplicación, los Griegos Clásicos llamaron a ese último empíria.

Aristóteles mantiene en su pensamiento filosófico, que el conocimiento y la inteligencia se presentan en la teknhé y no en la empiria. Esta aserción aristotélica permitió explicar y demostrar en el contexto de la sociedad esclavista griega, la superioridad productiva de los jefes y dirigentes, frente a la de los operarios y/o esclavos; porque el saber de los jefes, se explicaba en la Teknhé y el saber de los operarios se manifestaba en la empírea.

La Teknhé ubicaba a su beneficiario y activador en la capacidad intelectual de enseñar el conocimiento que empleaban; lo cual, formaba para los Helenos Clásicos, el carácter principal del mismo; con base en la opinión de Aristóteles, quien sostuvo que un pensamiento constituye un conocimiento cuando puede ser enseñado. El enfoque Aristotélico del conocimiento, registró a la Teknhé en el argumento de la enseñanza, otorgándole a este carácter gramatical un vínculo extensivo que repercute el contexto semántico que indica.

La presencia de la gerencia apareció con la condición social del hombre; puesto que es insostenible imaginar el origen del trabajo de manera monofactorial, casual, espasmódica y aleatoria. La gerencia surge a mediados del renacimiento con sus tres funciones básicas: la planificación, la ejecución y el control. La gerencia de hoy no se controla se revalúa.   

Debido a esto, la expresión de la conciencia, desde el escogimiento de los materiales a transformar, hasta el final del proceso que afirmaba su uso, con fines específicos, para satisfacer necesidades sociales, explica el término de un acto organizacional, cuya propiedad primaria y primitiva, era además complicada y potencialmente expansiva. Trabajar desde el inicio, es un acto consciente del hombre primitivo, que envuelve en su naturaleza al acto organizacional.

 

La tecnhe y la tecnología

A propósito, el conocimiento que emerge de la tecnhe y la tecnología, ocurre en la primera división del trabajo desde el punto de vista tecnológico. Por ello, el conocimiento tácito  y el conocimiento explicito están inmersos en la tecnhe  y la tecnología. Por otro lado, la praxología, es una práctica que es capaz de generar su propia teoría y generar conocimiento tácito. Al respecto, el precepto fundamental de la ciencia es hacer inteligible el conocimiento.

Con la revolución industrial se obligó a la humanidad a consolidar la evolución técnica del trabajo fundamentado en el desempeño operativo en el uso de tecnología. También, la evolución del conocimiento en el desempeño operativo en el uso de la tecnología aumento la relación de producción en la organización. Las organizaciones humanas se comportan de manera coherente con lo que hacen y como lo hacen. Estas hoy en día pueden transferir información y conocimientos desde el intranet hacia el extranet pero deben formar el talento humano. El alto nivel de conocimiento, de su actividad genera una buena gerencia, es decir, una gerencia exitosa.

La dimensión administrativa es el área del conocimiento de las organizaciones para generar estrategias operativas. Mientras que la dimensión productiva es donde se genera el producto de la intranet que va a ser comercializado en el mercado. Lo que el gerente de hoy debe saber es donde está el conocimiento que debe aplicar.

Se dice que el conocimiento es propio de la organización porque responde a los rasgos y características de la organización. La formación del talento humano se llama capital intelectual de las organizaciones.

Es importante, que en los últimos años en el mundo empresarial se ha incorporado el concepto de capital intelectual para definir el conjunto de recursos no tangibles, que para el presente milenio se entiende como el principal activo de una organización.

Steward (1997), se refiere al capital intelectual como una fuerza cerebral colectiva. También señala que es experiencia, conocimiento, información, material intelectual que puede emplearse para crear valor. Así mismo, afirma que en este nuevo milenio, el conocimiento será productor de riquezas; y que junto a la información se ha convertido en insumos vitales para la economía y sus bienes más importantes. Sostiene, que el capital intelectual hace referencia a la combinación de activos inmateriales que hace funcionar a la empresa.

De acuerdo a lo anterior, se puede afirmar que capital intelectual es el conjunto de activos intangibles de una empresa que a pesar de no estar reflejado en los estados financieros tradicionales, el mismo genera valor o tienen el potencial para generarlo en el futuro. El know-how, el agrado de los clientes, el conocimiento de personas claves en la empresa, son bienes que valora el mercado meta de una organización, y sin embargo no aparecen reflejados en el valor contable de una empresa. No hay duda que en las organizaciones existe un activo intangible que nadie se preocupa por medir, pero está claro de que tiene un valor real. Por lo tanto, el objetivo es convertirlo en visible y para lograrlo hay que medirlo e identificarlo.

El aprendizaje organizacional, se encuentra en generar un conocimiento, es decir, tiene que ver con el manejo del talento humano (formación). Las organizaciones que aprenden con éxito, tienen una forma de funcionar que lo hacen como sistemas abiertos, no como sistemas cerrados en la gestión.

En efecto, la gestión más apropiada del cambio requerirá de una revolución en el pensamiento, y esto solo se logrará con: educación, capacitación, entretenimiento, participación, dedicación, en fin, con la creación de una cultura vista ésta de manera sintética en el conjunto de ideas, actitudes, sentimientos, conocimientos, tradiciones, que conforman la ideología y la actuación de la empresa.

Visión de la gerencia como un sistema abierto

Se muestra la gerencia como un proceso abierto, en la cual sus funciones básicas lo establece la planificación, la organización/Ejecución y el control/evaluación, de donde se genera la toma de decisiones, en donde nos lleva al Tecnhefacto que generan las maquinas simples para transforman las características del trabajo, por ello, varían estas características; también, permite organizar tareas para el control del proceso productivo, que refrenda la asociación de varios trabajadores para trabajar; en el mismo orden de ideas, las funciones básicas de la gerencia, viene a representar la estructura organizacional o la organización, en la cual se va a apreciar el intranet y el extranet, se relacionan  por lo que hace la organización, para percibir el conocimiento tácito que es el que consta completamente de prácticas y aspectos culturales que difícilmente reconocemos en nosotros mismos, un conocimiento informal, personal o social, complejo de pronunciar de modo ordenado, poco visible y difícil de compartir por los medios tradicionales que poseen los actores del contexto donde se desarrolla cualquier actividad humana, incluso dentro de las organizaciones.

De igual manera, el conocimiento que puede transmitirse por medio de una explicación se considera conocimiento explícito. Mientras que el conocimiento tácito requiere entrenamiento de primera mano, e incluso entonces puede no ser aprendido. El conocimiento tácito puede describirse como saber cómo, mientras que el conocimiento explícito puede describirse como sabiendo que. En algunos casos, el conocimiento explícito es la forma en la cual un aprendiz es enseñado para acelerar el proceso de aprendizaje. El conocimiento explícito de puede transmitir de explícito a explícito como su propio nombre indica, se combinan diferentes formas de conocimiento explícito mediante documentos o bases de datos. Pero el conocimiento tácito que se gana a través de la experiencia y la visión personal es lo que transforma al aprendiz en experto.

Por otro lado la gerencia se nutre del conocimiento de los trabajadores, que comenzaron con la alfarería. Donde obtuvieron las primeras imágenes mentales con propósitos de trabajo, esto fue con la primera herramienta de percusión que tuvieron para realizar trabajos, llamados litofacto, que es el nacimiento de la tecnología.

La gerencia, en las organizaciones humanas que aprenden, van desarrollando el aprendizaje organizacional, en el que cambian el conocimiento del contexto o ecológico (geografía, física, normas no escritas, comportamientos de personas y objetos, entre otros). El conocimiento como destreza cognitiva (compresión de la lectura, resolución de problemas, analizar, visualizar ideas, entre otros) que le permite acceder a otro más complejo o resolver problemas nuevos. La intuición y la imaginación son dos de los componentes más distinguidos para la reproducción de este tipo de conocimiento, ya que el mismo es un fruto de la interacción entre los personas o grupos en el contexto de las sistemas de analogías y sucesiones de sucesos que impresionan sus actividades diarias, que son a su vez afectadas por la percepción y acción de estos actores.

El conocimiento tácito, puede ser fragmentado en las dimensiones técnicas y cognitivas. La dimensión técnica es aquella interpretada a través del término know-how. La dimensión cognitiva contiene los modelos mentales, creencias, valores, esquemas y percepciones que influencian la manera de pensar y actuar de los actores, lo que en último recurso expresa la imagen de lo qué es la realidad y de lo que debe ser el futuro. La significativa cualidad de transmisión del conocimiento tácito es que su acogida es insostenible sin la interacción directa y propia con los actores que lo conservan, ya que su transferencia obedece primariamente a la voluntad creativa para expresarlo a través de imágenes verbales, metáforas, símbolos heurísticos y analogías.  Por ejemplo, saber cómo andar en bicicleta se considera conocimiento tácito. El conocimiento tácito es aquel que no puede ser escrito fácilmente. Procede de la experiencia, en lugar de un aprendizaje por memorización. Por estas razones, la enseñanza del conocimiento tácito es difícil. Por lo general, el conocimiento tácito debe vivirse para aprenderse. En consecuencia  este argumento nos ayuda a al enfoque de la visión de la gerencia como un proceso abierto.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Aristóteles. (1980). Obras completas del Libro de su Metafísica. Editorial Atenías, Madrid España

Campbell,  J.P. (1970).  Managerial Behavior, Performance and Effectiveness.  New York: McGraw Hill.

Chiavenato, I. (2009). Administración de los Recursos Humanos. México: Mc Graw Hill.

Chinoy, E. (1980). Introducción a la Sociología. Buenos aires: Paidós

Flores, O. (2000). Hacia una Pedagogía del Conocimiento. Colombia: McGraw Hill.

García (2008), Comportamiento Organizacional. En busca de ventajas competitivas. Perú, Lambayeque: Universidad Católica Santo Toribio de Mogroviejo.

Goodstein, L (1998). Planeación Estratégica Aplicada. Colombia: McGraw Hill.

Karen Kosik (1963), Dialektika konkrétniho (Dialéctica de lo concreto), Estudio sobre los problemas del hombre y el mundo

Nonaka, I. (2000). Gestión del Conocimiento. La Empresa Creadora de Conocimiento. Revista Harvard Bussiness. No. 72. Año 2000.

Paz, M (2003). Investigación Cualitativa en Educación. Fundamentos y Tradiciones. España: McGraw Hill/ Interamericana.,

Picón, G. (1994). El Proceso de Convertirse en Universidad. Aprendizaje Organizacional en la Universidad Venezolana. Caracas: FEDUPEL.

Polanyi, Michael. "The Tacit Dimension". First published Doubleday & Co, 1966. Reprinted Peter Smith, Gloucester, Mass, 1983. Chapter 1: "Tacit Knowing".

Robbins, S (1999). Comportamiento Organizacional. México: Person

Steward, T. (1997). La Nueva riqueza de las Organizaciones: El Capital Intelectual. Buenos Aires: Granica.

| Referencias (0)


 

EPISTEMOLOGIA DEL ENFOQUE CUANTITATIVO EN CIENCIAS SOCIALES

Enlace permanente 13 de Junio, 2013, 14:31

La epistemología del enfoque cuantitativo en ciencias sociales, se encuentra inspirado en la obra de Auguste Comte, así como también por Émile Durkheim, con un dominio muy característico de Francis Bacon, John Locke e Immanuel Kant, donde afirman que el positivismo es una corriente que afirma que el único conocimiento legítimo es el conocimiento científico, y que tal conocimiento solamente puede surgir de la afirmación de las teorías a través del método científico, además, todas las actividades filosóficas y científicas deben efectuarse únicamente en el marco del análisis de los hechos reales verificados por la experiencia, por lo tanto,  del positivismo se genera el enfoque cuantitativo.

Adicionalmente, desde Aristóteles el conocimiento verdadero de las cosas estaba relacionado con la observación; por ello, desde la edad antigua hasta la media, donde con Galileo los hombres de ciencia creían que la verdad científica debía ser cuantificada y por lo tanto, todo conocimiento que no pudiera ser medible y comprobado científicamente se consideraba metafísica o simple especulación, es decir, no era considerado como un conocimiento científico. Además, existen diferentes estilos que definen a su modo, lo que es ciencia y lo que no lo es, cruzando en la travesía del tiempo y recibiendo adeptos o rechazos de acuerdo al desarrollo del modelo en que se encuentre suscrito el punto de vista, en lo que respecta a la ciencia.

En este sentido, en la primera mitad del siglo XIX, el racionalismo era la disciplina que orientaba la actividad científica. Como se puede entender, se denomina racionalismo a la doctrina epistemológica que sostiene que la causa principal del conocimiento reside en el pensamiento, en la razón. Por ello, la revolución formada por Newton se encuentra en plena consolidación, especialmente por los avances científicos y tecnológicos alcanzados para la época.

Ahora bien, con la publicación de Comte del Discurso sobre el espíritu positivo en 1849, efectivamente emerge en las ciencias sociales un paradigma llamado positivista. Cabe agregar, que un paradigma puede definirse como un principio de distinciones y oposiciones fundamentales entre algunas naciones matrices que generan y controlan el pensamiento, es decir, la constitución de teorías y la predicción de los discursos de los miembros de una comunidad científica determinada.

Al respecto, Comte asevera que sólo la ciencia positiva o positivismo podrá hallar las leyes que gobiernan no sólo la naturaleza, sino nuestra propia historia social, entendida como la sucesión y el progreso de determinados momentos históricos llamados estados sociales.

Asimismo, se fundamenta en no permitir como validos científicamente otros conocimientos, sino los que proceden de la experiencia, rechazando, por lo tanto, todo sentido a priori y toda noción universal y absoluta. El hecho es la única realidad científica, y la experiencia y la inducción, los métodos exclusivos de la ciencia. Por su lado negativo, el positivismo es negación de todo ideal, de los principios absolutos y necesarios de la razón, es decir, de la metafísica.

Este enfoque  anuncia, entre otros argumentos, que la realidad es una sola y es preciso conocerla y descubrirla. Por lo tanto,  el conocimiento del pensamiento  implica el único fundamento aceptable del conocimiento humano y del pensamiento preciso. El positivismo es una mutilación de la inteligencia humana, que hace posible, no sólo, la metafísica, sino la ciencia misma. Esta, sin los principios ideales, queda reducida a una nomenclatura de hechos, y la ciencia es una colección de experiencias, sino la idea general, la ley que interpreta la experiencia y la traspasa. Considerado como sistema religioso, el positivismo es el culto de la humanidad como ser total y simple o singular.

En tal sentido, los conceptos básicos del positivismo provienen de las ciencias exactas como la Física, la Química y la Biología;  por ello los positivistas se basaron en en científicos como Galileo Galilei, Isaac Newton, Nicolás Copérnico, Thomas Robert Malthus y Charles Darwin.

De igual forma, el ámbito social puede estudiarse de la misma forma que el ámbito natural. Por ello, como se investiga lo relacionado a la biología, la física y la química, que otorga resultados experimentales, comprobables y medibles, también se pueden analizar los modelos del comportamiento de las personas, las reflexiones sobre enfermedades de la mente, las consecuencias de un procedimiento pedagógico sobre el aprendizaje o las migraciones humanas, entre otros; y existe un método exclusivo para investigar ese estado social, que es independiente de los valores del investigador. En este sentido, para el positivismo, la objetividad es muy importante, el investigador observa, mide y manipula variables; al mismo tiempo, de que se desengancha de sus propias tendencias. De igual forma, lo que no puede medirse u observarse con exactitud se suprime como objeto de estudio.

Asimismo, el positivismo se halla determinado por leyes y axiomas. Únicamente reconoce conocimientos que se desprenden de la experiencia, de fundamentos empíricos. Los hechos son lo único que cuenta, ya que se pueden experimentar. Los positivistas constituyen como elemental el principio de verificación, un enunciado sólo tiene razón si alcanza a ser demostrable por medio de la observación y la experiencia para determinar su verdad o falsedad; la condición válida para todas las ciencias es que todo debe ser probado La experimentación o la comprobación se instituyó como la manera fundamental para crear teoría.

Hacia la mitad del siglo XX, el positivismo que es muy estricto, fue remplazado por el pospositivismo, fundamentado en el paradigma positivista, pero más abierto y flexible. Esta posición empieza a generarse hacia finales del siglo XIX, pero efectivamente se fundamenta hacia la mitad del siglo pasado. El desarrollo la inician las obras de autores como Wilhelm Dilthey (18331911) y William James (18421910). Karl Popper (19021994) lo promueve de forma notoria. Asimismo, en cada ámbito o método, variados autores lo despliegan.

Las proposiciones de Popper se pueden apreciar de la siguiente forma, en primer lugar, porque existe una realidad, pero solamente puede ser conocida de manera imperfecta debido a las limitaciones humanas del investigador (Mertens, 2005). Por ello, tal contexto es posible revelarlo con efectivo valor de credibilidad. En segundo lugar, el observador no se encuentra aislado de los fenómenos que estudia, por lo que forma parte de estos, lo afectan y él, a su vez, interviene en ellos. En tercer lugar, las teorías y explicaciones se fortalecen y suprimen otras posibles teorías y explicaciones contrarias.  

En cuarto lugar, la investigación es afectada por las apreciaciones de los investigadores y por la teoría o hipótesis en que se apoyen éstos. La objetividad es simplemente un modelo que guía la investigación, por lo que el investigador debe estar atento y tratar de mantenerse neutral para prevenir que sus valores o preferencias injieran en su estudio, indistintamente de seguir rigurosamente procedimientos distinguidos y generalizados.

En quinto lugar, la experimentación en el laboratorio es una forma central para probar hipótesis, pero no la única. Por ello, se desarrollaron los diseños cuasi experimentales (Mertens, 2005). Por último, los conceptos de las teorías consideradas y las hipótesis a probar deben tener referentes empíricos y consecuentemente, es obligatorio medirlos, aunque estas comprobaciones nunca son perfectas, siempre existe un grado de error.

Por esta razón, pudiera establecerse que la discrepancia fundamental entre el paradigma positivista y el pospositivista se sitúa en la noción del conocimiento. En el pospositivismo, se supera el diseño que reconoce la percepción como simple consecuencia de las cosas reales y el conocimiento como reproducción de ese contexto. Éste, en cambio, se concibe como el efecto de una interacción, de una lógica, entre el conocedor y el objeto conocido. El pospositivismo viene a ser como un ascendiente del enfoque cuantitativo y le otorga tres principios fundamentales que lo identifican:

Primero, recolectar datos en la forma de puntuaciones, la cual se nace en las matemáticas o ciencias exactas. En otras palabras, las propiedades de hechos, cosas, animales, personas, organizaciones y colectividades mayores son medidas y ubicadas numéricamente. Segundo, desfragmentar los datos numéricos en representaciones de su diferenciación. Y tercero, el atributo del estudio comprende cotejar grupos o relacionar componentes sobre tales propiedades por razón de técnicas estadísticas y en el caso de las ciencias del comportamiento, a través de experimentos y estudios causales o correlaciónales.

En realidad, es dificultoso precisar con exactitud en qué momento se inició el enfoque cuantitativo, por lo que sus inicios proceden de diferentes fuentes y su progreso ha sido continua, sin embargo, algunos autores de la historia de la ciencia los ubican desde Aristóteles y otros en diferentes puntos de los siglos XVI, XVII y XVIII.

Sin embargo, existen fechas de épocas, las cuales indican los eventos que se fueron generando y dando formas al positivismo e indicaban que tales fenómenos se podían comprobar y medir, tal es el caso que para el año de 1801 William Playfair, un economista y además ingeniero, desarrolla unas gráficas estadísticas como una forma para mostrar los resultados, donde anteriormente se utilizaban tablas.

Asimismo, en el año de 1816 Carl Friedrich Gauss propone la desviación media, y cerca de ese tiempo establece el análisis de la distribución normal y programa la técnica de mínimos cuadrados que después trascenderían en el análisis de varianza. De igual forma, en 1817, el francés Marc Antoine Jullien realiza una encuesta sobre variados sistemas educativos en el mundo, el cual es una técnica muy utilizada en estos momentos en la investigación cuantitativa.

Como dato, importante  en el año de 1901 se crea la revista Biometrika, por Pearson, Frank Raphael Weldon y Francis Galton, la cual se dedico al avance de análisis estadísticos en el área de la Biología. En tal sentido se cree que para la segunda mitad del siglo XIX, habría nacido una base del enfoque cuantitativo con el surgimiento de la estadística; además, en la década de 1920 se prosigue con el progreso de pruebas psicométricas y de logro, así como la estadística inferencial, la cual es por donde se generan los resultados de los datos recopilados en este tipo de investigación que llevan a las conclusiones de la muestra a la población y se comienza a utilizar y diversos medios se fortalecen.   

En el mismo orden de ideas, para la período de 1950, la investigación cuantitativa se encuentra en su florecimiento, ya que para la fecha nacen las encuestas, los experimentos, las revistas científicas, los diseños, entre otros, que le dan fortaleza y fundamentos al enfoque cuantitativo. Así como también, empiezan a incrementarse las computadoras y las máquinas para valorar pruebas. Adicionalmente, Donald T. Campbell y Julian Stanley den los años de 1960, crean una tipología sobre los estudios experimentales que aun se mantiene en esta época y un análisis de las fuentes que pueden violentar la claridad de los resultados.

En consecuencia, para finales del siglo XX emergen mediciones y análisis multivariados más sofisticados,  igualmente se afianza la concepción de poder de medición por razón del uso de diversos instrumentos para medir las variables de la investigación. Los paquetes estadísticos, que son programas de análisis se van puliendo a medida que se van utilizando, lo que permite la comercialización de estos. Pero para la primera década del siglo XXI, ya existe una gran cantidad de escalas y probabilidades de análisis supremamente avanzados y sofisticados. Por ello, se tiene que el primer enfoque de la investigación en desarrollarse totalmente es el cuantitativo.

| Referencias (0)


 

ANALISIS CRÍTICO SOBRE LAS BASES FILOSÓFICAS, TECNOLÓGICAS Y LA PRAXIS DE LA EVOLUCIÓN DE LAS ORGA

Enlace permanente 9 de Abril, 2013, 10:25

En Venezuela las organizaciones han alcanzado elevados estándares de calidad y extremados niveles de productividad, ya que cuentan con los recursos humanos, fortalecidos por un gran talento humano, como uno de los elementos fundamentales en el logro de sus metas, donde sus aptitudes tienen un rol primordial.

En este sentido, se tiene por ejemplo, el caso estudiando recientemente sobre la empresa Multifarmacias, a través de la cual se pudo conocer alguno de los problemas organizacionales, influido por situaciones internas y externas, que inciden en la estructura y funcionalismo de la organización.

En relación a lo antes planteado, se puede decir que una de las bases filosóficas observadas en las organizaciones venezolanas son las propuestas por el autor, Henry Mintzberg, para el mejoramiento continuo de la calidad, en su libro Diseño de Organizaciones Eficientes, proposición esta que a su vez es parte de un pensamiento estratégico en la organización, ya que indica los fundamentos del diseño de las estructuras organizativas.

Entre las categorías que conforman dichas bases pueden formularse: la coordinación en cinco, las organizaciones en cinco partes y el funcionalismo de la organización, en las cuales, los cinco mecanismos coordinadores parecen explicar las maneras fundamentales en que las organizaciones coordinan su trabajo. Entre los elementos básicos de una estructura, se encuentra el ajuste mutuo, en el mismo, el logro de la coordinación de trabajo se realiza por el simple proceso de comunicación informal. Es utilizado en las organizaciones simples como también en las complicadas. Asimismo, la  supervisión directa, que logra la coordinación al tener una persona que toma la responsabilidad por el trabajo de otras, emitiendo instrucciones para ellas y supervisando sus acciones.

Por otro lado, la estandarización de procesos de trabajo, en la cual los procesos de trabajo son estandarizados cuando los contenidos del trabajo están especificados o programados, es decir, cada quien sabe lo que tiene que hacer. Además, en la estandarización de producciones de trabajo, las producciones son estandarizadas cuando el resultado del trabajo está especificado, es decir, a los trabajadores no se les dice que hacer su trabajo, sino como hacerlo. Por último, en la estandarización de destreza de trabajadores, la destreza son estandarizados cuando están especificando el tipo de capacitación que se requiere para efectuar el trabajo. Comúnmente, el trabajador es capacitado aun antes de unirse a la organización. La estandarización de destreza logra indirectamente lo que la estandarización de procesos de trabajo hace directamente: controla y coordina el trabajo.

Estos cinco mecanismos coordinadores caen en un orden general: a medida que el trabajo organizacional se vuelve más complicado, los medios preferidos de coordinación parecen desplazarse del ajuste mutuo a la supervisión directa o estandarización, preferiblemente de procesos de trabajo, o de producciones, o si no de destreza, volviendo finalmente al ajuste mutuo. La mayoría de las organizaciones mezclan los cinco mecanismos.

No obstante, la comunicación de los programas a toda la organización y detectar un problema ofrece una posibilidad de mejorar, implicar a la mayoría de los trabajadores en la identificación y jerarquización de problemas, la responsabilidad de mejorar la calidad debe ser asumida por la alta dirección, que además debe saber delegar funciones, definir líderes en las diferentes áreas. 

En el mismo orden de ideas, se tiene que instituir la capacitación como instrumento básico de mejora, y el no evadir los informes de los problemas, deben ser el principio de las soluciones; además, el constituir equipos de trabajo por áreas y unidades funcionales, pero siempre con visión de organización, facilitar el acceso de los profesionales a las direcciones y cualquier programa de mejora debe estar basado en el respeto humano y en la consideración de la organización como un todo. 

De igual forma, en las organizaciones venezolanas también demuestran características del funcionalismo, al respecto Sandoval, Miguel y Montaño (2008) refieren:

Que las competencias dentro de este enfoque son definidas a partir de un análisis de las funciones claves que hace la persona dentro de su labor, con énfasis en los resultados o productos de la tarea, más que en el cómo se logran hacer. (p. 106)

 

Estas competencias, sobre el funcionalismo de las organizaciones venezolanas,  permiten a las empresas medir el nivel de competencia técnica de su personal, principalmente ligadas a oficios y definir las brechas.  

   Asimismo, Ávalos (2008) señala que “el carácter estructural funcionalista permite determinar el llamado perfil del Estado en su actividad administrativa” (p.61). Es decir, se refiere al carácter adjetivo de la administración pública: eficiencia, eficacia, responsabilidad, disciplina y realismo. Estos valores son compartidos ampliamente por la cultura occidental, permitiendo darle validez y sustento ideológico al liberalismo económico.

Como se puede apreciar, muchas de estas categorías fueron terreno de la administración privada, sin embargo, en casi todos los países de América Latina éstas pasan a ser parte integral de las gerencias públicas. Por ello, el estudio de las políticas públicas, tiene mucho que aportar en la solución de esta concurrencia, ya que éstas son por definición dinámicas. 

   Otra base filosófica prevaleciente en las organizaciones venezolanas es el positivismo, éste a juicio de Migueles, citado por Guerra y Guerra (2009), considera:

Que el positivismo lógico, modelo o paradigma Newtoniano–Cartesiano que valora, privilegia y propugna la objetividad del conocimiento, el determinismo de los fenómenos, la experiencia sensible, la cuantificación aleatoria de las medidas, la lógica formal y la verificación empírica, ha sido superado y en los actuales momentos atraviesa una transición hacia lo que se denomina el Nuevo Paradigma Epistémico. (p.123)

 

   La construcción de este nuevo paradigma, que en el plano filosófico, científico y gnoseológico traza una nueva forma de relación entre el hombre y la realidad que le rodea, el cual se traduce en el plano fáctico, en la colocación de un nuevo modelo de organización que, como canal e instancia de coordinación y concreción de la acción humana para el logro de finalidades diversas, ha sufrido y continua sufriendo cambios, mutaciones y adaptaciones a una nueva realidad en la cual la tradicional lógica lucrativa, mercantil y eminentemente empresarial, va cediendo espacios a la valoración de lo social, lo colectivo y lo solidario, en lo que se ha denominado la responsabilidad social de la empresa, amén del cúmulo de organizaciones agrupadas en el aún teóricamente nebuloso ámbito de la sociedad civil. 

Ahora bien, cuando se habla de un nuevo modelo de organización, hay que ir al  estructuralismo que para las organizaciones venezolanas, es un enfoque filosófico que trata de un modo de afrontar las ciencias humanas que trata de analizar un campo específico como un sistema complejo de partes relacionadas entre sí. Por tanto, en términos amplios y básicos el estructuralismo busca las estructuras a través de las cuales se produce el significado dentro de una cultura.

De acuerdo con esta teoría, el significado es producido y reproducido a través de varias prácticas, fenómenos y actividades que sirven como sistemas de significación La novedad que introduce el estructuralismo no es la idea misma de estructura, ya presente de forma continua a lo largo del pensamiento occidental, sino la eliminación en la misma de un concepto central que ordena toda la realidad, como las ideas platónicas, ya que su objeto de estudio se centra en la estructura de la mente de las personas, por lo tanto, se centra en el estudio de la conciencia, compuesta de imágenes y emociones, es decir, que la unidad elemental de la conciencia son las sensaciones.

   En cuanto al postpositivismo, para Martínez (2009),

La orientación postpositivista efectúa un rescate del sujeto y de su importancia; de ahí que toda observación no es pura e inmaculada, sino que implica una inserción de lo observado en un marco referencial o fondo, constituido por intereses, valores, actitudes, creencias, que es lo que le daría el sentido que tiene para los sujetos (p.89)

.

La revisión y bosquejo de los contornos de la posmodernidad, postulan la emergencia o conformación de un nuevo paradigma epistémico, aún en construcción, que supone una superación del anterior paradigma positivista, o igualmente identifican el perfil de una nueva manera de entender la relación del ser humano con su entorno, así como los saberes necesarios para afrontar el futuro.

Benavides (2009) indica que “aún cuando la Globalización y la Posmodernidad son fenómenos estudiados generalmente por separado, forman parte indisoluble de la realidad contemporánea” (p.57). En este sentido, se considera significativo que la Globalización viene a ser la expresión cultural de cuatro fenómenos relacionados entre sí: la universalización de los mercados y el avance del capitalismo posindustrial, la difusión del modelo democrático como forma ideal de organización, la revolución de las comunicaciones que lleva a la sociedad de la información y la creación de un clima cultural de la época, usualmente llamado posmodernidad.

Por intermedio de ellos se estaría produciendo entonces la ruptura o la transformación del proyecto y los ideales de la modernidad. En términos más estrictos la posmodernidad es la manifestación en la cultura de la civilización material emergente. Es su arquitectura espiritual, su lenguaje y su autoconciencia.

Finalmente, el funcionalismo caracterizado por el utilitarismo otorgado a las acciones que deben sostener el orden establecido en las sociedades, es una corriente teórica surgida en Inglaterra en los años 1930 en las ciencias sociales, especialmente en sociología y también de antropología social.

Se caracteriza por un enfoque empirista que preconiza las ventajas del trabajo de campo. En este sentido, los teóricos funcionalistas identifican en sus textos comunicación con comunicación de masas porque esa es la realidad de la sociedad moderna. El funcionalismo abrió el camino de la antropología científica, desarrollándose luego con gran éxito en Estados Unidos. La corriente funcionalista es la escuela más extendida; se ha llegado a naturalizar y se estudia como el paradigma de las ciencias de la comunicación.

Esta circunstancia se ha entendido como lógica porque es la perspectiva que mejor se identifica con la dinámica y los intereses del sistema audiovisual. Se centra en el estudio de los propósitos y la función de los procesos mentales. Este enfoque tuvo un gran éxito en la psicología americana. Está en gran medida influenciado por el darwinismo de la época, por su idea de la adaptación de los organismos al ambiente.

| Referencias (0)


 

ENSAYO: HUMBERTO MATURANA “LA BELLEZA DE PENSAR”

Enlace permanente 3 de Diciembre, 2012, 16:40

Humberto Maturana “La Belleza de Pensar

En la entrevista realizada a Humberto Maturana, en el programa “La Belleza de Pensar”, explica que en la actualidad el mundo donde nos desarrollamos es de certidumbre, es decir, de un conocimiento seguro y evidente de que algo es cierto, por lo tanto, niega la reflexión. De hecho, la certeza que tenemos, de que todo lo sabemos, es lo que nos condiciona a que las cosas son de la manera en que las vemos, por ende creemos saber tanto del mundo que no nos permitimos ver mas allá y nos negamos la posibilidad de experimentar el porque de las cosas, como ocurren, saber si en realidad estamos diciendo una verdad o no, quien nos dice que eso es cierto, en palabras de Maturana “como se yo, que lo digo que sé, es cierto”.

Si bien es cierto, el ser humano desde que aprendió a vivir alejado de la naturaleza, ha necesitado de la certeza, de ese conocimiento seguro, que le permita tener mayor confianza, pero el problema que se encuentra es que nos afianzamos más en la confianza y dejamos atrás a la certeza. En un ejemplo, expresa por Maturana en la entrevista con relación al chofer de un micro para que nos traslade de un lugar a otro sin conocer las condiciones del conductor y no saber si el tiene la pericia para el traslado de la unidad de pasajeros, preferimos la confianza en que todo saldrá bien, en vez de tener la certeza que el chofer esta en optimas condiciones para realizar su trabajo y nosotros poder llegar a nuestro destino en buenas condiciones.

En este sentido, Maturana se refiere a la certidumbre como una influencia cotidiana donde resalta el conocimiento, ya que el mismo da poder, pero ese poder, aunado a la perdida de la confianza la cual, nos lleva a querer tener el control, que permita establecer un estado de acatamiento y dominio, que se deriva de una cultura patriarcal, que es un sistema social donde prevalece la autoridad del padre, que no es propia a las que se encontraban anteriormente, donde prevalecía el amor biológico.

Como se puede apreciar, las autoridades pretenden mantener el control sobre la sociedad en lo familiar, en lo profesional y hasta en lo más íntimo, ya que hasta busca mantener el control de los hijos que deben procrear. Por   tanto, es importante, que haya distancia ante esas proposiciones, porque el alejamiento de la libertad permite ver otras alternativas y otros eventos, es decir, reflexionar sobre lo que se cree, para reemplazar la forma de pensar y conocer. En efecto, todo lo dicho anteriormente, nos lleva a pensar que hay desaprender, para poder reflexionar, lo que mas adelante reafirma la confianza por encima de la certidumbre.

También, reseña Maturana que los niños en la actualidad se están desarrollando en un desajuste emocional, facilitado por la inestabilidad del hogar de acuerdo a ese sistema social donde prevalece la autoridad del padre o de la madre. Naturalmente existe un apego a lo materno porque es quien nos aporta calidez, ternura, bienestar y por otro la rigidez, asimismo, los sistemas escolares que han sido altamente excluyentes en estos casos como la autoridad competitiva que lleva este sistema que buscan clasificar a los estudiantes con exámenes, para su ingreso y permanencia en estos institutos de educación.

Si bien es cierto, esto es solo unas de las consecuencias que ha aportado la desconfianza en las instituciones de educación con relación a la facultad de favorecer  a los estudiantes en el desarrollo de un aprendizaje significativo, que más adelante les facilite a los estudiantes liderar el en ranking de sus instituciones de educación; y como resultado de esto, ellos, eligen la vía mas fácil, que es la certeza, la cual les aporta las mas altas calificaciones de otros alumnos.

En el mismo orden de ideas, Maturana se refiere en un caso muy particular al lenguaje, el cual es la base fundamental para cualquier comunicación de los seres humanos para mantener la convivencia, pero en nuestra sociedad es muy pobre su estudio, desde la aspecto de la comunicación, por lo tanto, mengua establecer espacios socialmente aceptables, ya que el creer que lo sabemos todo, no le damos espacio al conocimiento, es decir,  como lo expresa Maturana …“me cierro a la posibilidad de amarlo y amarme a mí”…, por supuesto, haciendo una metáfora de amor, como conformidad de las conductas y respeto por los errores y diferencias que puedo tener con respecto a otra persona.  

Ahora bien, con relación al modo filosófico de conocer, Maturana indica que existen dos clases de teorías, las cuales son: la teoría filosófica y la teoría científica; además, que ninguna de ellas se pueden realizar apegadas a la certidumbre, ya que no permitirían la reflexión. No obstante, la teoría filosófica tiene numerosos principios que impiden la reflexión, por lo tanto, se tiende al riego de convertirse en una ideología mientras que la teoría científica se fundamenta en la experiencia, en la cual los principios se pueden substituir con facilidad, es decir, no existe una inclinación hacia esto, lo cual tolera reflexionar.

Al respecto, la facultad que posee el hombre para reflexionar incluye la emoción y la razón, la emoción porque se libera de la certidumbre y la razón porque de acuerdo a lo que se ve, se elabora un constructo racional, lo cual es un acto trascendente. Cabe agregar, que el conocer para Maturana es un proceso natural que, cuando persigue fórmulas y convenciones metodológicas determinadas, es calificado por la sociedad como científico. Es decir, la naturaleza científica se origina de los criterios de validación de las definiciones científicas señaladas. Pese a la separación objetivamente investigada por la ciencia hace que los científicos no sean inevitablemente los más sabios.

En este mismo orden de ideas, Maturana explica que cuando no se realiza la meditación, no se puede distinguir el saber del conocer, en el que el saber es certeza y el conocer lo da la experiencia y la reflexión, además que tienen mucho que ver con el hacer; asimismo, es necesario alejarse de la certidumbre, ya que las certezas si bien poseen una firmeza conceptual indiscutida, no señalan verdades absolutas.

| Referencias (0)


 

MODERNIDAD I

Enlace permanente 15 de Noviembre, 2012, 15:32

JOHN LOCKE

John Locke, John Locke nació en Wrington (cerca de Bristol), Inglaterra, el 29 de agosto de 1632. Fue un pensador inglés considerado el padre del empirismo y del liberalismo moderno.

Su epistemología (teoría del conocimiento) no cree en la existencia del innatismo y el determinismo, considerando el conocimiento de origen sensorial, por lo que rechaza la idea absoluta en favor de la probabilística matemática. Para Locke, el conocimiento solamente alcanza a las relaciones entre los hechos, al cómo, no al por qué. Por otra parte cree percibir una armonía global, apoyado en creencias y supuestos evidentes por sí mismos, por lo que sus pensamientos también contienen elementos propios del racionalismo y el mecanicismo.

Cree en un Dios creador cercano a la concepción calvinista del gran relojero, basando su argumentación en nuestra propia existencia y en la imposibilidad de que la nada pueda producir el ser. De la esencia divina solamente pueden ser conocidos los accidentes y sus designios solamente pueden ser advertidos a través de las leyes naturales.

Trata la religión como un asunto privado e individual, que afecta solamente a la relación del hombre con Dios, no a las relaciones humanas. En virtud de esta privatización el hombre se libera de su dependencia de la disciplina e imposiciones eclesiásticas y sustrae la legitimidad confesional a la autoridad política, puesto que considera que no hay base bíblica para un estado cristiano.

Locke pensaba que la filosofía tenía que participar en estos importantes avances, eliminando, por ejemplo, todas las invenciones y los conceptos inútiles acumulados durante los siglos anteriores. Según él, las analogías y las relaciones entre los contenidos del conocimiento, son los elementos que permiten la elaboración de instrumentos críticos capaces de eliminar los conocimientos erróneos. Debido a su característico empirismo analítico, se opuso a las concepciones puramente mecanicistas y sistemáticas cartesianas y, pese a ser cuestionado por Gottfried Wilhelm Leibniz, su influencia sobre los filósofos de la Ilustración fue considerable.

Locke insistía en la necesidad de prescindir de consideraciones a priori y, en oposición a René Descartes, afirmaba que no existen conocimientos innatos y que sólo debe ser tenida en cuenta la experiencia.

Propuso que la sensación (o ideas de la sensación, las impresiones hechas en nuestros sentidos por los objetos exteriores) y la reflexión (o ideas de la reflexión, reflexión del espíritu sobre sus propias operaciones a partir de ideas de sensación), se fundamentan en la experiencia y en las ideas simples creadas por medio de la percepción inmediata derivada de las excitaciones que provienen de los objetos.

Los individuos tienen la capacidad de representar los objetos, así como una voluntad libre para determinarlos. La razón presenta las ideas simples en tres grupos: conjunción, abstracción y combinación.

La mente, además, tiene la capacidad de asociar y combinar estas ideas simples, produciendo así las ideas complejas que pueden ser: de sustancia (cosas individuales que existen), de modo (las que no existen en sí mismo sino en una sustancia) y de relaciones (que describen asociaciones de ideas).

Se interesaba por las relaciones entre el lenguaje y el pensamiento, en la formación intersubjetiva del conocimiento. Las palabras remiten a ideas generales que son evidenciadas por sustracciones sucesivas de sus particularidades circunstanciales. Distinguía entre las esencias nominales (que son complejas, y establecidas para servir a la selección y clasificación de las ideas) y las esencias reales (para uso de la metafísica, inaccesibles a la razón, la cual no puede tener acceso a su conocimiento).

El saber humano es, pues, limitado. Sólo el conocimiento proporcionado por los sentidos puede indicar lo que de realidad hay en los objetos del mundo. La verdad es cuestión sólo de palabras, mientras que la realidad interesa a los sentidos. A falta de algo mejor, para paliar la limitación de las posibilidades cognoscitivas de la realidad se puede intentar utilizar en un discurso la noción de cosas «probables». Para Locke, Dios es el resultado de una inferencia y las enseñanzas resultantes de la fe deben estar de acuerdo con la razón. Ateísmo y escepticismo están pues muy presentes en John Locke, como en la mayor parte de los empiristas ingleses.

DAVID HUME

 

David Hume (Edimburgo, 7 de mayo de 1711 – Ibídem, 25 de agosto de 1776)[ ] fue un filósofo, economista, sociólogo e historiador escocés y constituye una de las figuras más importantes de la filosofía occidental y de la Ilustración escocesa. Hume afirma que todo conocimiento deriva en última instancia de la experiencia sensible, siendo esta la única fuente de conocimiento y sin ella no se lograría saber alguno.

Hume cree que todo el conocimiento humano proviene de los sentidos. Nuestras percepciones, como él las llamaba, pueden dividirse en dos categorías: ideas e impresiones.

Así define estos términos en Investigación sobre el entendimiento humano: Con el término impresión me refiero a nuestras más vívidas impresiones, cuando oímos, o vemos, o sentimos, o amamos, u odiamos, o deseamos. Y las impresiones se distinguen de las ideas, que son impresiones menos vívidas de las que somos conscientes cuando reflexionamos sobre alguna de las sensaciones anteriormente mencionadas.

Precisa el concepto de las ideas, al decir una proposición que no parece admitir muchas disputas es que todas nuestras ideas no son nada excepto copias de nuestras impresiones, o, en otras palabras, que nos resulta imposible pensar en nada que no hayamos sentido con anterioridad, mediante nuestros sentidos externos o internos. Esto constituye un aspecto importante del escepticismo de Hume, en cuanto equivale a decir que no podemos tener la certeza de que una cosa, como Dios, el alma o el yo, exista a menos que podamos señalar la impresión de la cual, esa idea, se deriva.

Hume articuló su tesis de que todo el razonamiento humano pertenece a dos clases, Relaciones de ideas y Hechos. Mientras que las primeras involucran conceptos abstractos como las matemáticas y están gobernadas por las certezas deductivas, los segundos comportan la experiencia empírica donde todos los razonamientos son inductivos.

Dado que de acuerdo con Hume no podemos conocer nada de la naturaleza con anterioridad a la experimentación, incluso un hombre racional sin experiencia. Así que todo lo que podemos decir, pensar o predecir de la naturaleza debe venir de la experiencia previa, lo que lleva a la necesidad de la inducción. La inferencia o razonamiento inductivo presupone que se puede confiar en los actos pasados como regla a partir de la cual se puede predecir el futuro.

IMMANUEL KANT

Immanuel Kant Nació el 22 de abril de en 1724 en Königsberg (desde 1946 Kaliningrado, Rusia) muere el 12 de febrero de 1804. Bautizado como Emanuel pero cambió su nombre a Immanuel tras aprender hebreo.[] Es el primero y más importante representante del criticismo y precursor del idealismo alemán y está considerado como uno de los pensadores más influyentes de la Europa moderna y de la filosofía universal.

Adelantó importantes trabajos en los campos de la ciencia, el derecho, la moral, la religión y la historia, inclusive creía haber logrado un compromiso entre el empirismo y el racionalismo. Planteando la primera que todo se adquiere a través de la experiencia mientras que la segunda mantiene que la razón juega un papel importante.  La filosofía de Kant no niega la existencia de Dios, ni un orden moral, ni la realidad pensable de un mundo físico. Lo que niega (salvo en lo moral) es que la razón humana pueda trascender y llegar a esos entes en sí mismos: sean el mundo, Dios o el alma.

Kant intenta conciliar la experiencia sensible con la razón del sujeto que conoce. Admite que a las representaciones de la mente corresponde algo existente fuera del hombre, una cierta cosa en sí, y declara inscognocible, trascendente, altraterrenal, a esta cosa en sí. Al reconocer como único origen del conocimiento la experiencia, las sensaciones, orienta su teoría del conocimiento por la línea del sensualismo (primacía de los sentidos al conocer). Pero también reconoce la prioridad del espacio, del tiempo, la causalidad (causa-efecto), lo que algún modo le conduce, por otra parte, al idealismo. Para este filósofo la posibilidad del conocimiento radica en las facultades cognoscitivas del hombre y las relaciones entre el pensamiento y el mundo sensible. 

El conocimiento según Kant (1978), recorre tres fases. La primera es la percepción sensible, lo que es llamado estética trascendental. En la segunda más elevada, el conocimiento asciende del punto de vista inmediato al entendimiento analizador, que corresponde a la lógica trascendental. Por último, la tercera fase, o fase superior, es la razón pura (ética).

]Estética trascendental

Llegan las impresiones desde afuera, bien sean externas o internas; estas constituyen la materia que en unión con las formas puras del sujeto hacen posible el acto de la percepción. A esta primera percepción se le añade las categorías de espacio y tiempo, hasta aquí se tiene lo que es la estética trascendental. Asimismo a las representaciones en las que no se encuentra nada perteneciente a la sensación se las llama puras. Se sigue que la ciencia de la sensibilidad es llamada Estética trascendental, que forma parte de la Doctrina Trascendental de los Elementos en la Crítica de la razón pura.

En este sentido, en la Crítica de la razón pura se parte, asumiendo los resultados del empirismo, afirmando el valor primordial que se le da a la experiencia, en tanto esta permite presentar y conocer a los objetos, desde la percepción sensible o intuición. La capacidad de recibir representaciones se llama sensibilidad, y es una receptividad, pues los objetos vienen dados por esta. La capacidad que tenemos de pensar los objetos dados por la sensibilidad se llama entendimiento. Las intuiciones que se refieren a un objeto dado por las sensaciones se llaman intuiciones empíricas y el objeto sensible constituido por la sensación y las categorías a priori de espacio y tiempo impresas por el hombre, se llama fenómeno (término de origen griego que significa aquello que aparece).

 

Analítica trascendental

Además de espacio y tiempo como formas puras de la sensibilidad, el hombre dispone de las categorías como funciones del entendimiento, tema que se aborda en la Analítica trascendental. La sensibilidad es receptiva, aunque no quiere decir esto que sea pasiva, pues presupone la actividad corporal. El entendimiento es también activo y su función es la de producir los conceptos. En efecto, de igual manera que éstos organizan y se autoorganizan a sí mismos a partir de las diferentes materias que les servían de alimento, de respiración, etc.; es decir, son autopoyéticos. La mente tiene la capacidad para hacer emerger desde sí misma, determinadas formas cognitivas a priori que organizan el material múltiple que le proporcionan los sentidos.

El origen de todos nuestros conocimientos está en los sentidos. El espacio es la forma que aportamos para las representaciones externas. El tiempo es la forma pura que previamente aportamos tanto para lo externo como para lo interno.

Ética

Kant se caracterizó por la búsqueda de una ética o principios con el carácter de universalidad que posee la ciencia. Para la consecución de dichos principios Kant separó las éticas en: éticas empíricas (todas las anteriores a él) y éticas formales (ética de Kant). 

La razón teórica formula juicios frente a la razón práctica que formula imperativos. Estos serán los pilares en los que se fundamenta la ética formal kantiana. La ética debe ser universal y, por tanto, vacía de contenido empírico, pues de la experiencia no se pueden extraer deberes universales, sino solo planteamientos prudenciales condicionados por la experiencia sensible. Debe, por lo mismo, ser a priori, es decir, anterior a la experiencia y autónoma, esto es, que la ley le viene dada desde dentro del propio individuo y no desde fuera.

Kant sintetiza su pensamiento, y en general el campo de la filosofía en sentido cosmopolita, en tres preguntas: ¿Qué debo hacer?, ¿Qué puedo saber?, ¿Qué me está permitido esperar?, que pueden resumirse en una sola: ¿Qué es el hombre?

A la primera interrogante trata de dar respuesta la moral. A la segunda, el análisis de la Crítica de la razón pura en torno de las posibilidades y límites del conocimiento humano. A la tercera trata de responder la religión.

GEORG WILHELM FRIEDRICH HEGEL

Hegel nació en Stuttgart, 27 de agosto de 1770 y murió en Berlín, el 14 de noviembre de 1831, filósofo alemán. Considerado por la Historia Clásica de la Filosofía como el representante de la cumbre del movimiento decimonónico alemán del idealismo filosófico y como un revolucionario de la Dialéctica.

Hegel consideraba incorrecta la teoría de Kant que presenta como inevitable la ignorancia humana sobre la verdadera naturaleza de las cosas. Hegel (1979), defendía la inteligibilidad última de todo lo que existe. También pensaba que los mayores logros del espíritu humano (la cultura, la ciencia, la religión y el estado) no son resultado de procesos mentales determinados por una vía natural, sino que son concebidos y mantenidos  por la dialéctica, la actividad del intelecto libre y reflexivo.

El carácter dialectico de la filosofía hegeliana tiene igual alcance  en lo que se refiere al conocimiento o al saber (conocimiento dialectico o método dialectico).  Para Hegel, por su propia concepción de la filosofía como el conocimiento efectivo de lo que es verdad, la teoría acerca de la realidad requiere indagar lo que es el conocimiento, el saber, el pensar.

Para Hegel el conocimiento tiene una estructura dialéctica, y tiene esa estructura en definitiva, porque la realidad para él es dialéctica y, por tanto, el conocimiento también es dialectico, en cuanto que es una dimensión de lo real y en cuanto que se configura dialécticamente al manifestar adecuadamente la naturaleza dialéctica de la realidad. Pero, en verdad, las distinciones entre conocimiento y realidad, pensar y ser, son, según Hegel, inadecuadas, justamente en razón del carácter dialectico de la realidad en general y del principio hegeliano de que lo verdadero es el todo. Lo que hay, en cualquier caso, es la relación interna y estructural entre el ser y el pensar, o lo que es lo mismo, entre el objeto y el sujeto.

Hay tres puntos fundamentales de la estructura dialéctica del conocimiento:

·         El conocimiento, estructuralmente, consiste en la relación sujeto-objeto, de modo que cada uno de los momentos de esta relación solo lo es por beneficio o consideración del otro. Pero con la peculiaridad de que cada uno de ellos niega y contradice al otro, dándose entre ellos una desigualdad y desajuste (que de ser definitivos e insuperables harían imposible una plena verdad), desigualdad que impone un proceso de transformación en el que se tienda a la igualdad o identidad.

El proceso encaminado a superar la diferencia entre objeto-sujeto tiende a la identidad de ambos. Es decir, se tiende a la reducción del uno al otro. Solo en la identidad total que se alcanza en la total reducción es posible alcanzar un conocimiento total y absoluto. Solo un conocimiento total y que sepa la totalidad de un modo absoluto merece, según Hegel, el nombre de verdadero conocimiento (él lo llama  ciencia). 

·         El conocimiento dialectico es un conocimiento absoluto; y no solo porque llega a saber la totalidad de lo real, sino porque además sabe cada realidad particular en relación al todo y como formando un momento del todo. Así solo gracias al conocimiento o saber absoluto adquiere validez y sentido cada conocimiento provisional, relativo y parcial. El conocimiento dialectico es, pues, un conocimiento absoluto. Esta tesis epistemológica está conectada estrechamente con la tesis ontológica de que lo verdadero es el todo.

En la reducción a la identidad absoluta en que se alcanza el verdadero y pleno conocimiento dialectico tiene lugar la disolución de uno de los momentos estructurales del conocimiento en el otro. Hegel interpretara esta disolución y reducción como la reconversión del objeto en el sujeto: será, pues, en el sujeto y como sujeto como se alcance la identidad absoluta. La identidad será una identidad en y del sujeto. Pero con esta reducción no solo se cumple una reducción epistemológica (del objeto de conocimiento al sujeto de conocimiento), sino también una reducción ontológica (del ser en el pensar). Y siendo el sujeto del saber, en último termino, pensamiento, razón o idea, la reducción al sujeto, la reducción del ser al pensar, convierte la filosofía hegeliana en un idealismo absoluto.

No se trata tanto de la reducción del ser al pensar, cuanto de la interpretación de lo real, del ser, como idea o razón: todo lo real es racional; el que lo verdadero solo es real como sistema o el que la sustancia es esencialmente sujeto, se expresa en la representación que enuncia lo absoluto como espíritu, el concepto más elevado de todos y que pertenece a la época moderna… Solo lo espiritual es lo real.

·         El idealismo dice: la realidad es causada por las ideas de la mente humana. No hay realidad independiente de la mente humana. ¿Qué significado puede tener esto? Constata que todo lo que es real para el sujeto, es decir, que toda su estructura de conceptos y todas sus reglas de actuación, son el resultado de su sentir y de su pensar. Ne existen conceptos ni reglas de actuación fuera de su mente. Así, pues, se defiende que toda realidad es causada por sus ideas, sus conceptos. No hay realidad fuera de la mente.

AUGUSTE COMTE

Auguste Comte, cuyo nombre completo es Isidore Marie Auguste François Xavier Comte. Nació en Montpellier, Francia, 19 de enero de 1798 y murió en París, 5 de septiembre de 1857. Filósofo positivista francés, y uno de los pioneros de la sociología. Desde muy temprana edad rechazó el catolicismo tradicional y también las doctrinas monárquicas.

La filosofía de Comte se encuentra con la revuelta moderna contra los antiguos que inició Francis Bacon y consistió, a grandes rasgos, en la asunción de la razón y la ciencia como únicas guías de la humanidad capaces de instaurar el orden social sin apelar a lo que él considera oscurantismos teológicos o metafísicos.

La idea básica de Comte era que todas las ciencias formaban una jerarquía, de manera que cada eslabón dependía del anterior de acuerdo a la complejidad de los fenómenos estudiados. En la base estaban las matemáticas, seguida de la mecánica, la física, la química, la biología y por último, encabezando la pirámide de las ciencias se encontraba la Ciencia de la Sociedad; la Sociología. Comte vio en esta ciencia las respuestas a los problemas del hombre y la sociedad. La exaltación de la Sociología le llevó a considerarla prácticamente como una nueva religión laica de la humanidad formándose así el positivismo.

Los problemas sociales y morales han de ser analizados desde una perspectiva científica positiva que se fundamente en la observación empírica de los fenómenos y que permita descubrir y explicar el comportamiento de las cosas en términos de leyes universales susceptibles de ser utilizadas en provecho de la humanidad. Comte afirma que sólo la ciencia positiva o positivismo podrá hallar las leyes que gobiernan no sólo la naturaleza, sino nuestra propia historia social, entendida como la sucesión y el progreso de determinados momentos históricos llamados estados sociales.

Para dar una respuesta a la revolución científica, política e industrial de su tiempo, Comte ofrecía una reorganización intelectual, moral y política del orden social. Adoptar una actitud científica era la clave, así lo pensaba, de cualquier reconstrucción.

Afirmaba que del estudio empírico del proceso histórico, en especial de la progresión de diversas ciencias interrelacionadas, se desprendía una ley que denominó de los tres estadios y que rige el desarrollo de la humanidad.

La Ley de los tres Estados.

Según Comte, los conocimientos pasan por tres estados teóricos distintos, tanto en el individuo como en la especie humana. La ley de los tres estados, fundamento de la filosofía positiva, es, a la vez, una teoría del conocimiento y una filosofía de la historia. Estos tres estados se llaman: Teológico, Metafísico y Positivo.

Estado Teológico:

Es ficticio, provisional y preparatorio. En él, la mente busca las causas y los principios de las cosas, lo más profundo, lejano e inasequible. Hay en él tres fases distintas:

·         Fetichismo: en que se personifican las cosas y se les atribuye un poder mágico o divino.

·         Politeísmo: en que la animación es retirada de las cosas materiales para trasladarla a una serie de divinidades, cada una de las cuales presenta un grupo de poderes: las aguas, los ríos, los bosques, etc.

·         Monoteísmo: la fase superior, en que todos esos poderes divinos quedan reunidos y concentrados en uno llamado Dios.

·         En este estado, predomina la imaginación, y corresponde a la infancia de la humanidad. Es también, la disposición primaria de la mente, en la que se vuelve a caer en todas las épocas, y solo una lenta evolución puede hacer que el espíritu humano de aparte de esta concepción para pasar a otra. El papel histórico del estado teológico es irremplazable.

Estado Metafísico:

O estado abstracto, es esencialmente crítico, y de transición, Es una etapa intermedia entre el estado teológico y el positivo. En él se siguen buscando los conocimientos absolutos. La metafísica intenta explicar la naturaleza de los seres, su esencia, sus causas. Pero para ello no recurren a agentes sobrenaturales, sino a entidades abstractas que le confieren su nombre de ontología. Las ideas de principio, causa, sustancia, esencia, designan algo distinto de las cosas, si bien inherente a ellas, más próximo a ellas; la mente que se lanzaba tras lo lejano, se va acercando paso a paso a las cosas, y así como en el estado anterior que los poderes se resumían en el concepto de Dios, aquí es la naturaleza, la gran entidad general que lo sustituye; pero esta unidad es más débil, tanto mental como socialmente, y el carácter del estado metafísico, es sobre todo crítico y negativo, de preparación del paso al estado positivo; una especie de crisis de pubertad en el espíritu humano, antes de llegar a la adultes.

Estado Positivo:

Es real, es definitivo. En él la imaginación queda subordinada a la observación. La mente humana se atiene a las cosas. El positivismo busca sólo hechos y sus leyes. No causas ni principios de las esencias o sustancias. Todo esto es inaccesible. El positivismo se atiene a lo positivo, a lo que está puesto o dado: es la filosofía del dato. La mente, en un largo retroceso, se detiene a al fin ante las cosas. Renuncia a lo que es vano intentar conocer, y busca sólo las leyes de los fenómenos.

 

 

CÍRCULO DE VIENA

El Círculo de Viena fue organismo científico y filosófico formado por Moritz Schlick (República Federal de Alemania) en Viena, Austria, en el año 1922 y disuelto definitivamente en 1936. Este movimiento, con el nombre original de Círculo de Viena para la concepción científica del mundo, se ocupa principalmente de la lógica de la ciencia, considerando la filosofía como una disciplina encargada de distinguir entre lo que es ciencia y lo que no, y de la elaboración de un lenguaje común a todas las ciencias.

La filosofía del Círculo de Viena aboga por una concepción científica del mundo, defendiendo el empirismo de David Hume, John Locke y Ernst Mach, el método de la inducción, la búsqueda de la unificación del lenguaje de la ciencia y la refutación de la metafísica. Esta filosofía es una forma de empirismo y una forma de positivismo conocida con los nombres de positivismo lógico, neopositivismo, empirismo lógico o neoempirismo, aunque los miembros del Círculo de Viena preferían llamarlo empirismo consecuente.

El positivismo y el empirismo lógico o neoempirismo no precisaban distinción alguna, pues disponían de criterios objetivos con los que poder responder: los principios de verificación y de confirmación respectivamente. Sin embargo, tan pronto como se identifica el conocimiento con el conocimiento probado o confirmado, en cierto grado surge el escollo de tener que justificar el inductivismo como doctrina legitimadora de las inferencias. De este escollo se ven libres las concepciones instrumentalistas, que basan la aceptabilidad en criterios utilitaristas.

Miembros del Círculo de Viena

Moritz Schlick, Rudolf Carnap, Otto Neurath, Herbert Feigl, Philipp Frank, Friedrich Waismann, Hans Hahn, Hans Reichenbach, Kurt Gödel, Alfred Tarski, A. J. Ayer, Charles Morris, Felix Kaufmann, Victor Kraft, Sigmund Freud, Otto Weininger, Carl Hempel, Karl Popper. 

Los miembros del círculo de Viena publicaron en 1929 su manifiesto programático, en un opúsculo titulado La visión científica del mundo. Propusieron utilizar un lenguaje común que debía ser elaborado por la filosofía, basándose en el lenguaje de la física, por ser ésta la disciplina científica de mayores avances y la que practicaban profesionalmente muchos de los miembros del círculo. Para el Círculo de Viena la filosofía tiene la acepción de una disciplina más bien ligada a lógica y el empirismo inglés, que define lo relevante de los enunciados. La publicación en 1922 de Ludwig Wittgenstein de su Tractatus logico-philosophicus que influyó en los trabajo del Círculo y reafirmó posiciones previas en cuanto a tratar la ciencia como un conjunto de proposiciones con sentido y relevantes.

Karl Popper hizo una presentación de su obra La lógica de la investigación científica que influyó en forma importante en el Círculo. Si bien se identificó con ciertas premisas que están en falsacionismo, nunca se consideró o asoció posteriormente con el Círculo siendo un crítico de su positivismo.

El círculo de Viena se disolverá producto de la presión política y ascenso del nazismo en Austria. En 1936 Moritz Schlick sería asesinado por un estudiante Nazi, Johann Nelböck, situación justificada por la prensa alemana de la época. Tras estos acontecimientos, la mayor parte de los miembros del círculo de Viena escaparon a otros países (principalmente a Estados Unidos) donde seguirán desarrollando su filosofía: el positivismo lógico, pero ya no como un círculo, sino de manera diseminada.

 

| Referencias (0)


 

CIENCIA SOCIAL COMO CRÍTICA SOCIAL

Enlace permanente 15 de Noviembre, 2012, 15:28

El objetivo que perdigue el autor en es mostrar que la critica constituye una practica cognoscitiva que, con justo derecho epistemológico, y solamente epistemológico, debe ser considerada como una herramienta de conocimiento elemental dentro de las ciencias sociales.

            El concepto de crítica en ciencias sociales ha sido ya tratado por una larga tradición de pensamiento identificada como Escuela de Frankfurt o teoría critica. Sus ideas, tanto acerca de los fundamentos como de la forma metodológica que caracterizan al ejercicio critico, han impactado fuertemente a los filósofos de las ciencias sociales que se han volcado sobre el tema, y en busca de sus fundamentos, por interminables arenas ético-normativas.

Según el autor la filosofía de las ciencias sociales tradicionalmente suele asumir como tarea la consideración de tres problemas fundamentales: 1) Especificar el tipo de conocimiento que cabe esperar para las ciencias sociales. Esto es, decidir acerca del o los ejercicios cognoscitivos que debiera implementar la ciencia social. 2) Identificar, desde un punto de vista metodológico, el nivel ontológico sobre el cual enfocarse los ejercicios cognoscitivos sancionados en el punto anterior. 3) Determinar si las ciencias sociales pueden y/o deben sostener un conocimiento y una investigación completamente objetivos y neutrales desde el punto de vista axiológico.

La crítica debería ser la siguiente que primero se debe decidir acerca del tipo de conocimiento o los ejercicios cognoscitivos que debiera implementar la ciencia social. Luego se identifica, desde un punto de vista metodológico, el nivel ontológico sobre el cual enfocarse dichos los ejercicios cognoscitivos. La crítica no debería aparecer en el problema nº 3, ya que allí no se consideran cuestiones de estrategia cognoscitiva sino más bien asuntos de objetividad y neutralidad axiológica. 

            En este sentido, la ceguera frente al ejercicio critico, se puede observar que el problema nº 1 ha enfrentado tradicionalmente a dos aproximaciones epistemológicas que han cerrado sus posiciones casi siempre en forma unilateral. Por una parte esta la aproximación naturalista o positivista, que sostiene la idea de que las ciencias sociales debieran implementar el mismo tipo de ejercicio cognoscitivo que implementan las ciencias naturales; explicaciones causales nomologicas, y por otra esta la aproximación antinaturalista o humanista (hermenéutica), que sostiene la idea de que las ciencias sociales debieran practicar un ejercicio cognoscitivo del todo diferente: comprensiones o interpretaciones. Aunque este problema se ha planteado como elección excluyente entre explicación y comprensión, parte de la filosofía más contemporánea viene intentado superar este esquema al plantear la posibilidad de coordinar e integrar a estos dos ejercicios cognoscitivos.

            Ahora bien, el problema metodológico relativo al nivel ontológico en que debiesen ser enfocados los ejercicios cognoscitivos. Se tiene que el problema nº 2 revisa cual es el nivel ontológico para asentar los ejercicios cognoscitivos asumidos en el problema nº 1. Las explicaciones o interpretaciones, según sea el caso, ¿deben centrarse en aspectos macrosociales, o deben hacerlo en aspectos microsociales e individuales? Esta controversia, cuando se centra en el tamaño del objeto de estudio, suele tomar la forma de una contraposición entre holismo metodológico versus individualismo metodológico. Cuando se centra en la índole  ontológica del objeto, suele contraponer la visión materialista-objetivista a la visión idealista-subjetivista.

En lo que respecta, a la mala comprensión del ejercicio critico, se tiene que el problema de la neutralidad axiológica en las ciencias sociales. El problema nº 3 se preocupa de la posibilidad y pertinencia de una ciencia social satisfactoriamente objetiva y neutral con respecto a su objeto de estudio. ¿Puede un teórico de ciencias políticas sostener una investigación completamente imparcial? ¿Podemos estar seguros de que las preferencias políticas y los compromisos axiológicos de este científico no influyen en su investigación? Se trata del problema acerca de la separación entre hecho y valor.

Algunas posiciones descartan para las ciencias sociales la posibilidad de un conocimiento completamente objetivo y no comprometido con valores y preferencias, mientras que otras señalan que es perfectamente posible conseguir niveles razonables de objetividad y neutralidad. Otras apoyadas en el pensamiento frankfurtiano consideran que la pretensión misma de neutralidad valórica no es un imperativo ni necesario ni deseable para la ciencia social.

De igual forma, las ciencias criticas según la Escuela de Frankfurt: el enfoque axiológico y su impacto en la filosofía de las ciencias sociales. En este caso nos referimos primero a Horkheimer, quien realiza una distinción entre la teoría tradicional y la teoría crítica. La primera es una ciencia social que solo se remite a constatar la realidad social (describe y explica lo que es), mientras que la segunda hace suyo un momento evaluativo de la razón, diciendo no a lo que siendo positivamente como es, ha de transformarse y dar paso a lo que debe ser según los valores de libertad y la justicia social.

Asimismo, la reflexión epistemológica que Habermas desarrolla puede entenderse como una radicación del conocimiento, en el sentido de mostrar como las distintas formas de conocimiento se enraízan en la condición humana. Es una profundización antropológica que busca, en la historia natural del hombre, las fuentes originales de las estrategias cognoscitivas que guían a las distintas formas  de investigación científica, al modo de marcos trascendentales.

Por otro lado, el impacto del enfoque frankfurtiano en los filósofos de la ciencia social. El autor trata de mostrar que en los filósofos de la ciencia social el enfoque frankfurtiano ha sido determinante para pensar el concepto de crítica. Se refiere en esta caso a trabajos que tienen como meta el esclarecimiento conceptual del campo epistemológico de las ciencias sociales. No se van a considerar corrientes de pensamiento social que, aun estando fuertemente influidas por el esquema frankfurtiano, no tienen como propósito explicito esta reflexión epistemológica.

Lo que interesa es revisar lo que los filósofos de las ciencias sociales, más o menos representativos del momento actual, suelen señalar respecto de lo que llaman ciencias criticas. Que tiene sentido porque estos filósofos si tienen como objetivo central cartografiar de manera exhaustiva y rigurosa el campo epistemológico de las ciencias sociales.

| Referencias (0)



Blog alojado en ZoomBlog.com

 

 

<<   Noviembre 2014    
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Categorías
General [52] Sindicar categoría
Alonso, Gallego y Honey (1994) [5] Sindicar categoría
comunicacion efectiva [1] Sindicar categoría
Conductas inteligentes [3] Sindicar categoría
Derechos Humanos [1] Sindicar categoría
evaluacion del desempeño [1] Sindicar categoría
evaluacion del talento humano [2] Sindicar categoría
Formatos de evaluacion [1] Sindicar categoría
Gerencia [15] Sindicar categoría
habitos de estudios [1] Sindicar categoría
la gerencia contemporanea [1] Sindicar categoría
Metacognicion [1] Sindicar categoría
MOTIVACION [2] Sindicar categoría
Representaciones graficas [2] Sindicar categoría
SOLUCIÓN DE PROBLEMAS [1] Sindicar categoría
UNEFA [7] Sindicar categoría