Gerenciacarlos : gerencia contemporanea

  Archivos
Nov 14 [3]
Mayo 14 [2]
Jun 13 [1]
Abr 13 [1]
Dic 12 [1]
Nov 12 [5]
Mayo 11 [4]
Abr 11 [16]
Nov 10 [5]
Jul 10 [5]
Mayo 10 [10]
Abr 10 [3]
Mar 10 [1]
Feb 10 [10]
Ene 10 [4]
Nov 09 [16]
Oct 09 [9]


Sindicación
Artículos
Comentarios


Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

 
Inicio | Mi Perfil | Suscríbete al blog
Marzo del 2010

 

Los Estados Financieros

Enlace permanente 2 de Marzo, 2010, 23:59

Los Estados Financieros

Cuando se habla del balance general se debe tener claro que es un documento contable que proporciona información en un periodo contable, en una fecha determinada sobre la situación financiera de la empresa, presentando en forma clara el valor de sus propiedades y derechos, sus obligaciones y su capital, valuados y elaborados de acuerdo con los principios de contabilidad generalmente aceptados. Asimismo, en el balance general solo aparecen las cuentas reales y sus valores deben corresponder exactamente a los saldos ajustados del libro mayor y libros auxiliares. El balance general se debe elaborar por lo menos una vez al año y con fecha a 31 de diciembre, claro también depende de cómo los accionistas o propietarios decidan a que mes le corresponda o ellos consideren que deben realizar el cierre.

            En cuanto al estado de resultados, también se le considera un documento complementario donde se informa detallada y ordenadamente como se obtuvo la utilidad del ejercicio contable. En este sentido, el estado de resultados esta compuesto por las cuentas nominales, a las que también se les llama de resultados, o sea las cuentas de ingresos, gastos y costos. Los valores deben corresponder exactamente a los valores que aparecen en el libro mayor y sus auxiliares, o a los valores que aparecen en la sección de ganancias y pérdidas de la hoja de trabajo.

En el mismo orden de ideas se tiene que el  estado de flujo de efectivo es un estado contable básico que informa sobre los movimientos de efectivo y sus equivalentes, distribuidas en tres categorías: actividades operativas, de inversión y de financiamiento. Por lo tanto, la información acerca de los flujos de efectivo es útil porque suministra a los usuarios, beneficiarios o a quien corresponda conocer sobre los estados financieros cuales son las bases para evaluar la capacidad que tiene la empresa para generar efectivo y equivalentes al efectivo, así como sus necesidades de liquidez. Para tomar decisiones financieras, los usuarios tienen que evaluar la capacidad que la empresa tiene para generar efectivo y equivalentes al efectivo, así como las fechas en que se producen y el grado de certidumbre relativa de su aparición.

            Existen dos métodos para exponer este estado de flujo de efectivo, los cuales son el método directo y el indirecto. Ahora bien, el método directo expone las principales clases de entrada y salida bruta en efectivo y sus equivalentes, que aumentaron o disminuyeron a estos en un momento o periodo determinado. De igual forma, el método indirecto parte del resultado del ejercicio y a través de ciertos procedimientos se convierte el resultado devengado en resultado percibido. El resultado que se obtiene puede ser positivo o negativo. La importancia de este estado es que nos muestra si la empresa genera o consume fondos en su actividad productiva. Además permite ver si la empresa realiza inversiones en activos de largo plazo como bienes de uso o inversiones permanentes en otras sociedades. Finalmente el estado muestra la cifra de fondos generados o consumidos por la financiación en las cuales se informa sobre el importe de fondos recibidos de prestadores de capital externo o los mismos accionistas y los montos devueltos por vía de reducción de pasivos o dividendos.

Es importante resaltar que para poder conocer los valores con los cuales se formula el Balance general y Estado de pérdidas y ganancias, es preciso llevar registros especiales para controlar en ellos los aumentos y disminuciones que originan las operaciones realizadas en los diferentes conceptos del Activo, del Pasivo y del Capital. Cada uno de los registros anteriores recibe el nombre de cuenta. Por ello es que una cuenta se define como el registro donde se controlan ordenadamente las variaciones que producen las operaciones realizadas en los diferentes conceptos del Activo, del Pasivo y del Capital. En cuanto al nombre que se asigne a la cuenta, esta debe dar una idea clara y precisa del valor o concepto que controla; por ejemplo, a la cuenta que controla el dinero en efectivo se le llama Caja o banco; a la que controla los documentos a favor de la empresa se le denomina Documentos por cobrar; por tanto, habrá tantas cuentas como valores o conceptos se tengan del Activo, del Pasivo o del Capital.

Las cuentas para poder estudiarlas y conocerlas y nos den esa idea clara de lo que dicen del activo, pasivo o del capital, deber ser clasificadas y ordenadas en tres grupos que son las cuentas del Activo, las cuales son las que controlan los bienes y derechos propiedad de la empresa. Las  Cuentas del Pasivo que controlan las deudas y obligaciones a cargo de la empresa y las Cuentas del Capital que controlan tanto las utilidades así como también las pérdidas del negocio. Estas cuentas se obtienen de los valores con los cuales se formulan el Balance general y el Estado de pérdidas y ganancias. Para determinar con mayor facilidad y seguridad dichos valores, es preciso que las cuentas contengan dos columnas para registrar en ellas los aumentos y disminuciones que sufren los conceptos del Activo, del Pasivo y del Capital por las operaciones realizadas.

Ya en términos contables con que se denominan las columnas y las cantidades que en ellas se registran son en primer lugar el Debe, que es la columna que se encuentra en la parte izquierda. Y en segundo lugar el Haber. Que es la columna que se encuentra en la parte derecha. Donde al Cargar o debitar se debe anotar una cantidad en el debe de una cuenta. Y al Abonar o acreditar, se anota una cantidad en el haber de una cuenta. En cuanto a los movimientos y saldos se corresponde a las sumas de los cargos y de los abonos. En este caso existen dos clases de movimientos que son el Movimiento deudor, que consiste en la suma de los cargos de una cuenta. Y el Movimiento acreedor es la suma de los abonos de una cuenta.

De igual forma se habla del Saldo que es la diferencia entre el movimiento deudor y el acreedor. Aquí también hay dos formas de clasificarlos como lo es el Saldo deudor, que indica que cuenta tiene saldo deudor cuando su movimiento deudor es mayor que el acreedor. Y el Saldo acreedor se presenta cuando una cuenta tiene saldo acreedor cuando su movimiento acreedor es mayor que el deudor. Finalmente, la Cuenta saldada o cerrada, es cuando una cuenta esta saldada o cerrada cuando sus movimientos son iguales.

| Referencias (0)



Blog alojado en ZoomBlog.com

 

 

<<   Marzo 2010  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías
General [52] Sindicar categoría
Alonso, Gallego y Honey (1994) [5] Sindicar categoría
comunicacion efectiva [1] Sindicar categoría
Conductas inteligentes [3] Sindicar categoría
Derechos Humanos [1] Sindicar categoría
evaluacion del desempeño [1] Sindicar categoría
evaluacion del talento humano [2] Sindicar categoría
Formatos de evaluacion [1] Sindicar categoría
Gerencia [15] Sindicar categoría
habitos de estudios [1] Sindicar categoría
la gerencia contemporanea [1] Sindicar categoría
Metacognicion [1] Sindicar categoría
MOTIVACION [2] Sindicar categoría
Representaciones graficas [2] Sindicar categoría
SOLUCIÓN DE PROBLEMAS [1] Sindicar categoría
UNEFA [7] Sindicar categoría