Gerenciacarlos : gerencia contemporanea

  Archivos
Jun 13 [1]
Abr 13 [1]
Dic 12 [1]
Nov 12 [5]
Mayo 11 [4]
Abr 11 [16]
Nov 10 [5]
Jul 10 [5]
Mayo 10 [10]
Abr 10 [3]
Mar 10 [1]
Feb 10 [10]
Ene 10 [4]
Nov 09 [16]
Oct 09 [9]


Sindicación
Artículos
Comentarios


Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

 
Inicio | Mi Perfil | Suscríbete al blog
 

ANALISIS CRÍTICO SOBRE LAS BASES FILOSÓFICAS, TECNOLÓGICAS Y LA PRAXIS DE LA EVOLUCIÓN DE LAS ORGA

Enlace permanente 9 de Abril, 2013, 10:25

En Venezuela las organizaciones han alcanzado elevados estándares de calidad y extremados niveles de productividad, ya que cuentan con los recursos humanos, fortalecidos por un gran talento humano, como uno de los elementos fundamentales en el logro de sus metas, donde sus aptitudes tienen un rol primordial.

En este sentido, se tiene por ejemplo, el caso estudiando recientemente sobre la empresa Multifarmacias, a través de la cual se pudo conocer alguno de los problemas organizacionales, influido por situaciones internas y externas, que inciden en la estructura y funcionalismo de la organización.

En relación a lo antes planteado, se puede decir que una de las bases filosóficas observadas en las organizaciones venezolanas son las propuestas por el autor, Henry Mintzberg, para el mejoramiento continuo de la calidad, en su libro Diseño de Organizaciones Eficientes, proposición esta que a su vez es parte de un pensamiento estratégico en la organización, ya que indica los fundamentos del diseño de las estructuras organizativas.

Entre las categorías que conforman dichas bases pueden formularse: la coordinación en cinco, las organizaciones en cinco partes y el funcionalismo de la organización, en las cuales, los cinco mecanismos coordinadores parecen explicar las maneras fundamentales en que las organizaciones coordinan su trabajo. Entre los elementos básicos de una estructura, se encuentra el ajuste mutuo, en el mismo, el logro de la coordinación de trabajo se realiza por el simple proceso de comunicación informal. Es utilizado en las organizaciones simples como también en las complicadas. Asimismo, la  supervisión directa, que logra la coordinación al tener una persona que toma la responsabilidad por el trabajo de otras, emitiendo instrucciones para ellas y supervisando sus acciones.

Por otro lado, la estandarización de procesos de trabajo, en la cual los procesos de trabajo son estandarizados cuando los contenidos del trabajo están especificados o programados, es decir, cada quien sabe lo que tiene que hacer. Además, en la estandarización de producciones de trabajo, las producciones son estandarizadas cuando el resultado del trabajo está especificado, es decir, a los trabajadores no se les dice que hacer su trabajo, sino como hacerlo. Por último, en la estandarización de destreza de trabajadores, la destreza son estandarizados cuando están especificando el tipo de capacitación que se requiere para efectuar el trabajo. Comúnmente, el trabajador es capacitado aun antes de unirse a la organización. La estandarización de destreza logra indirectamente lo que la estandarización de procesos de trabajo hace directamente: controla y coordina el trabajo.

Estos cinco mecanismos coordinadores caen en un orden general: a medida que el trabajo organizacional se vuelve más complicado, los medios preferidos de coordinación parecen desplazarse del ajuste mutuo a la supervisión directa o estandarización, preferiblemente de procesos de trabajo, o de producciones, o si no de destreza, volviendo finalmente al ajuste mutuo. La mayoría de las organizaciones mezclan los cinco mecanismos.

No obstante, la comunicación de los programas a toda la organización y detectar un problema ofrece una posibilidad de mejorar, implicar a la mayoría de los trabajadores en la identificación y jerarquización de problemas, la responsabilidad de mejorar la calidad debe ser asumida por la alta dirección, que además debe saber delegar funciones, definir líderes en las diferentes áreas. 

En el mismo orden de ideas, se tiene que instituir la capacitación como instrumento básico de mejora, y el no evadir los informes de los problemas, deben ser el principio de las soluciones; además, el constituir equipos de trabajo por áreas y unidades funcionales, pero siempre con visión de organización, facilitar el acceso de los profesionales a las direcciones y cualquier programa de mejora debe estar basado en el respeto humano y en la consideración de la organización como un todo. 

De igual forma, en las organizaciones venezolanas también demuestran características del funcionalismo, al respecto Sandoval, Miguel y Montaño (2008) refieren:

Que las competencias dentro de este enfoque son definidas a partir de un análisis de las funciones claves que hace la persona dentro de su labor, con énfasis en los resultados o productos de la tarea, más que en el cómo se logran hacer. (p. 106)

 

Estas competencias, sobre el funcionalismo de las organizaciones venezolanas,  permiten a las empresas medir el nivel de competencia técnica de su personal, principalmente ligadas a oficios y definir las brechas.  

   Asimismo, Ávalos (2008) señala que “el carácter estructural funcionalista permite determinar el llamado perfil del Estado en su actividad administrativa” (p.61). Es decir, se refiere al carácter adjetivo de la administración pública: eficiencia, eficacia, responsabilidad, disciplina y realismo. Estos valores son compartidos ampliamente por la cultura occidental, permitiendo darle validez y sustento ideológico al liberalismo económico.

Como se puede apreciar, muchas de estas categorías fueron terreno de la administración privada, sin embargo, en casi todos los países de América Latina éstas pasan a ser parte integral de las gerencias públicas. Por ello, el estudio de las políticas públicas, tiene mucho que aportar en la solución de esta concurrencia, ya que éstas son por definición dinámicas. 

   Otra base filosófica prevaleciente en las organizaciones venezolanas es el positivismo, éste a juicio de Migueles, citado por Guerra y Guerra (2009), considera:

Que el positivismo lógico, modelo o paradigma Newtoniano–Cartesiano que valora, privilegia y propugna la objetividad del conocimiento, el determinismo de los fenómenos, la experiencia sensible, la cuantificación aleatoria de las medidas, la lógica formal y la verificación empírica, ha sido superado y en los actuales momentos atraviesa una transición hacia lo que se denomina el Nuevo Paradigma Epistémico. (p.123)

 

   La construcción de este nuevo paradigma, que en el plano filosófico, científico y gnoseológico traza una nueva forma de relación entre el hombre y la realidad que le rodea, el cual se traduce en el plano fáctico, en la colocación de un nuevo modelo de organización que, como canal e instancia de coordinación y concreción de la acción humana para el logro de finalidades diversas, ha sufrido y continua sufriendo cambios, mutaciones y adaptaciones a una nueva realidad en la cual la tradicional lógica lucrativa, mercantil y eminentemente empresarial, va cediendo espacios a la valoración de lo social, lo colectivo y lo solidario, en lo que se ha denominado la responsabilidad social de la empresa, amén del cúmulo de organizaciones agrupadas en el aún teóricamente nebuloso ámbito de la sociedad civil. 

Ahora bien, cuando se habla de un nuevo modelo de organización, hay que ir al  estructuralismo que para las organizaciones venezolanas, es un enfoque filosófico que trata de un modo de afrontar las ciencias humanas que trata de analizar un campo específico como un sistema complejo de partes relacionadas entre sí. Por tanto, en términos amplios y básicos el estructuralismo busca las estructuras a través de las cuales se produce el significado dentro de una cultura.

De acuerdo con esta teoría, el significado es producido y reproducido a través de varias prácticas, fenómenos y actividades que sirven como sistemas de significación La novedad que introduce el estructuralismo no es la idea misma de estructura, ya presente de forma continua a lo largo del pensamiento occidental, sino la eliminación en la misma de un concepto central que ordena toda la realidad, como las ideas platónicas, ya que su objeto de estudio se centra en la estructura de la mente de las personas, por lo tanto, se centra en el estudio de la conciencia, compuesta de imágenes y emociones, es decir, que la unidad elemental de la conciencia son las sensaciones.

   En cuanto al postpositivismo, para Martínez (2009),

La orientación postpositivista efectúa un rescate del sujeto y de su importancia; de ahí que toda observación no es pura e inmaculada, sino que implica una inserción de lo observado en un marco referencial o fondo, constituido por intereses, valores, actitudes, creencias, que es lo que le daría el sentido que tiene para los sujetos (p.89)

.

La revisión y bosquejo de los contornos de la posmodernidad, postulan la emergencia o conformación de un nuevo paradigma epistémico, aún en construcción, que supone una superación del anterior paradigma positivista, o igualmente identifican el perfil de una nueva manera de entender la relación del ser humano con su entorno, así como los saberes necesarios para afrontar el futuro.

Benavides (2009) indica que “aún cuando la Globalización y la Posmodernidad son fenómenos estudiados generalmente por separado, forman parte indisoluble de la realidad contemporánea” (p.57). En este sentido, se considera significativo que la Globalización viene a ser la expresión cultural de cuatro fenómenos relacionados entre sí: la universalización de los mercados y el avance del capitalismo posindustrial, la difusión del modelo democrático como forma ideal de organización, la revolución de las comunicaciones que lleva a la sociedad de la información y la creación de un clima cultural de la época, usualmente llamado posmodernidad.

Por intermedio de ellos se estaría produciendo entonces la ruptura o la transformación del proyecto y los ideales de la modernidad. En términos más estrictos la posmodernidad es la manifestación en la cultura de la civilización material emergente. Es su arquitectura espiritual, su lenguaje y su autoconciencia.

Finalmente, el funcionalismo caracterizado por el utilitarismo otorgado a las acciones que deben sostener el orden establecido en las sociedades, es una corriente teórica surgida en Inglaterra en los años 1930 en las ciencias sociales, especialmente en sociología y también de antropología social.

Se caracteriza por un enfoque empirista que preconiza las ventajas del trabajo de campo. En este sentido, los teóricos funcionalistas identifican en sus textos comunicación con comunicación de masas porque esa es la realidad de la sociedad moderna. El funcionalismo abrió el camino de la antropología científica, desarrollándose luego con gran éxito en Estados Unidos. La corriente funcionalista es la escuela más extendida; se ha llegado a naturalizar y se estudia como el paradigma de las ciencias de la comunicación.

Esta circunstancia se ha entendido como lógica porque es la perspectiva que mejor se identifica con la dinámica y los intereses del sistema audiovisual. Se centra en el estudio de los propósitos y la función de los procesos mentales. Este enfoque tuvo un gran éxito en la psicología americana. Está en gran medida influenciado por el darwinismo de la época, por su idea de la adaptación de los organismos al ambiente.

| Referencias (0)



Blog alojado en ZoomBlog.com

 

 

<<   Abril 2013  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Categorías
General [47] Sindicar categoría
Alonso, Gallego y Honey (1994) [5] Sindicar categoría
comunicacion efectiva [1] Sindicar categoría
Conductas inteligentes [3] Sindicar categoría
Derechos Humanos [1] Sindicar categoría
evaluacion del desempeño [1] Sindicar categoría
evaluacion del talento humano [2] Sindicar categoría
Formatos de evaluacion [1] Sindicar categoría
Gerencia [15] Sindicar categoría
habitos de estudios [1] Sindicar categoría
la gerencia contemporanea [1] Sindicar categoría
Metacognicion [1] Sindicar categoría
MOTIVACION [2] Sindicar categoría
Representaciones graficas [2] Sindicar categoría
SOLUCIÓN DE PROBLEMAS [1] Sindicar categoría
UNEFA [7] Sindicar categoría